2012-03-22 00:03 FC Barcelona Por: Administrador

"¡Vaya atraco. Hijo de puta!"



El Madrid debió llegar al descanso con dos jugadores expulsados (Lass y Pepe) y con dos penaltis en contra. Pero ni una cosa ni otra. El árbitro se comió los penaltis y no se atrevió a castigar la violencia de los blancos como se merecían. Quizá por eso, porque desde el banquillo y desde el campo los madridistas vieron que el árbitro, como sucede casi siempre, no se atrevía con ellos, sacaron a relucir lo peor de su repertorio.

Rui Farias fue expulsado por cuarta vez. El caballero, después de haber sido expulsado tres veces, todavía no se ha enterado de que debe comportarse como un ser humano educado en el banquillo. Quizá debió pensar que después de tres expulsiones ya nadie se atrevería a expulsarle otra vez. Tampoco Mourinho entendió que después de mandar a Paradas Romero a la mierda el año pasado, lo menos que podía hacer es andarse con cuidado. Pensó que tampoco se atrevería con él. Y se atrevió. Pero lo de Pepe ya sobrepasa los límites. Después de sus comportamientos aparentemente homicidas en los terrenos de juego, se atreve a mofarse de los árbitros e insultarles. Este tipo no puede andar suelto por los terrenos de juego españoles. Es hora de que el peso de la ley recaiga sobre él y reciba el castigo que se merece. De hecho, si se comporta así es porque se lo consienten. Desde su propio club y desde fuera, los árbitros y los comités.



Esperamos impacientes las denuncias y los fallos del comité de competición... si se atreven.


Deja tu Comentario