2016-07-01 19:07 El Soplo Por: Administrador

Es verdad: Neymar pierde dinero renovando por el FC Barcelona



 Fede Peris Josep Maria Bartomeu ha anunciado que Neymar seguirá en el FC Barcelona los próximos cinco años, añadiendo que lo hará "perdiendo dinero", porque tenía ofertas superiores de otros clubs para cambiar de aires. Esa es la versión oficial. Los otros clubs son Real Madrid, PSG y Manchester United, pero ninguno de los tres ha confirmado oficialmente su interés por pagar los 192 millones de la cláusula de rescisión y llevarse a Neymar. Sin embargo, el presidente del FC Barcelona sí lleva razón cuando dice que "Neymar sigue en el Barça perdiendo dinero". Es la verdad. De hecho, cobrará menos en los próximos cinco años que lo que ha percibido en sus tres primeros como blaugrana.

Los 40 millones de la polémica

Neymar tenía una ficha de 7 millones netos por temporada en sus tres primeros años como jugador del Barça. No era el mejor pagado, ni el segundo, ni el tercero de la plantilla. Sin embargo, la "modesta" ficha de Neymar tenía trampa, ya que hay que repartir en tres años el avance que el club hizo al padre del jugador de 40 millones, que la justicia ha determinado que se abonaron en concepto de salario. Por tanto, Neymar cobraba hasta ahora 7 millones de euros netos más los 40 repartidos en tres años. Es decir: 7+13, 3= 20, 3 millones anuales. En el nuevo contrato que será firmado la próxima semana en las oficinas del club, Neymar pasará a percibir 15 millones netos por temporada durante cinco años. Es decir, que su coste para el club será de 30 millones anuales ( 150 millones en total), una cantidad que se quedará por debajo de los 20,3 que venía percibiendo hasta ahora. El padre del jugador luchó en la negociación para conseguir mantener el nivel de ingresos de su hijo por encima de los 20 millones netos, pero el club se plantó en los 15 millones por entender que Neymar no podía cobrar como Messi. Fue entonces cuando el padre ofreció la "mercancía" al Real Madrid, PSG y Manchester United. Pero nadie se atrevió a afrontar una operación de 192 millones más los 50 millones brutos que exigia el padre por temporada, lo que redondeaban el negocio en casi 450 millones por cinco años. El Barça entendió que las ofertas de las que hablaba el padre del jugador eran un farol y acertó plantándose y esperando a que llegara alguien con los 192 millones.

Deja tu Comentario