2015-08-30 13:08 FC Barcelona Por: Administrador

Vermaelen y Sergi Roberto progresan adecuadamente



Jarno de Luca

Se decía la semana pasada que el FC Barcelona no tenía fondo de armario y que los teóricos jugadores suplentes bajaban el nivel del equipo en caso de ser necesitados. Las recientes bajas por lesión de Adriano, Douglas y la última de Dani Alves, unida a la de Piqué por sanción, hacían presagiar una catástrofe defensiva en muchos medios que siguen la actualidad blaugrana. Pero ante el Málaga ocurrió todo lo contrario y llegó la confirmación de dos hombres que lo habían hecho muy bien en el partido ante el Athletic en San Mamés: Thomas Vermalen y Sergi Roberto



Vermaelen empezó el partido ante los rojiblancos con la lupa puesta sobre él, a la espera de un error para crucificarlo, pero respondió con creces. Motivado tras repetir titularidad y ante la inercia de seguir jugando, el internacional belga cuajó un auténtico partidazo. Fue el referente en la defensa, mandó, organizó y se coordinó a la perfección con Javier Mascherano. La guinda fue su gol en el minuto 72 que le dío la victoria a los suyos. Un partido perfecto.

Algo parecido a los noventa minutos de Sergi Roberto sobre el Camp Nou. El joven canterano ya venía de sorprender a todos en Bilbao, tras suplir a Dani Alves en el minuto 21 y demostrar que puede ser un carrilero a tener en cuenta. Su vuelta a la titularidad dejó patente todo lo que puede ofrecer: inteligencia táctica, rapidez, buen toque y ser un auténtico puñal en la banda derecha. Sólo le falta conseguir la compenetración con los tres de arriba que ya tenía Dani Alves tras una temporada para poder ser el lateral perfecto. 

Y ante todo esto, a Luis Enrique se le viene un problema cuando los suyos vayan recuperándose. Aunque todo el mundo pensará que bendito problema. Por una parte no es nada descartable que Vermaelen acabe siendo el central titular junto a Piqué, y que Mascherano acabe ocupando un rol de secundario para dar refresco a uno de los dos y a Sergio Busquets en el pivote defensivo. Incluso y llegado algún partido determinado, podría jugar en el medio junto al de Badía, algo que Lucho ya demostró no hace ascos.



Tema diferente es el de Sergi Roberto. Su posición natural es la de mediocampista de creación, con llegada y disparo peligroso. La campaña anterior destacó como sustituto de lujo de Busquets en el pivote defensivo, posición que nunca antes había ocupado. Acabar de lateral es el colmo de la polivalencia para un chaval que sólo quiere entrenar bien y jugar todos los minutos que pueda, sin levantar la voz. El problema llegará cuando Dani Alves se recupere y, llegado el mes de enero, Aleix Vidal entre en escena. Puede ser que entonces los días como lateral ya se hayan acabado para el bueno de Sergi... O puede que relegue a sus compañeros al banquillo tras hacerse amo y señor del carrila del dos.   


Deja tu Comentario