2014-10-21 18:10 FC Barcelona Por: Administrador

Vicenç Pla y Jordi Cases, dos socios incómodos



Joan Tubau 

El FC Barcelona ha hecho las paces con Jordi Cases, el "socio revoltoso" que acudio a la Fiscalía para denunciar a Sandro Rosell y su junta por irregularidades en el fichaje de Neymar. Bartomeu llegó a decir en su momento que de no ser por este socio, en Madrid no habrían disfrutado con el escándalo de Neymar y el club no se hubiera tenido que someter al escarnio de airear todos los detalles, con cifras incluidas, sobre su contratación. Entre los directivos de Bartomeu siempre existió el convencimiento de que Jordi Cases no navegaba en solitario y que detrás de su curiosidad había algo más y alguien más relacionado con el anterior equipo de gobierno. Aunque jamás hubo una declaración pública en tal sentido. 



Jordi Cases ha enviado una carta al club en la que afirma darse por satisfecho con las explicaciones recibidas y que retira la demanda interpuesta por el caso Neymar al entender que "se ha podido constatar la plena justificación de las cantidades estimando ausencia de hecho delictivo". El FC Barcelona, le ha respondido con un comunicado público en el que manifiesta su respeto por el señor Cases y sus decisiones y hace acuse de recibo sobre la carta recibida en la que se da por satisfecho con las informaciones recibidas. Cuentan también que Sandro Rosell se ha comprometido por escrito a no emprender acciones legales contra él, lo que ha ayudado a desencallar el conflicto.

La polémica entre el "socio revoltoso" y la junta de Rosell/Bartomeu ha tenido un final feliz. No así el otro contencioso, que viene de más atrás, de 2003, que enfrenta al otro "socio revoltoso", Vicenç Pla con Joan Laporta y su junta por el tema de los avales y la deuda no reconocida de los ocho polémicos días previos a la toma de posesión de Joan Laporta. 

El juez ha entendido que Laporta y siete de sus directivos deberán avalar cada uno 2,9 millones de euros para responder así de las irregularidades que se produjeron entonces, y que el socio Vicenç Pla denunció. En este caso no ha habido acuerdo con el socio, y sí acusaciones directas de mala fe sobre dicho socio por parte de los directivos imputados y satélites afines. 



Rafael Yuste, directivo con Laporta y directamente afectado por la sentencia del juez, ha asegurado en RAC1 que Josep Maria Bartomeu está detrás de la demanda del socio Vicenç Pla. Así lo ha dicho. Con nombres y apellidos. Y así lo ha corraborado Jordi Finestres, un satélite de Joan Laporta, que estuvo a sueldo en el club durante su mandato: "detrás de Vicenç Pla está la Junta Directiva del Barça, encabezada por el señor Bartomeu y los miembros que ahora la ocupan". Este mismo personaje ha afirmado que el socio Vicenç Pla utilizó a un intermediario para intentar parar la demanda a cambio de dos millones de euros y ha recurrido a Pep Guardiola, involucrándole en un tema en el que nada tiene que ver, afirmando que "Guardiola pidió a la Junta, en rueda de prensa, que esto se parara. Y se paró. Pero de repente ayer esto se activa", como si el hecho de que Guardiola formulara una súplica en tal sentido aportara inocencia o restara culpabilidad al comportamiento de esa junta directiva en 2003.

El directivo Yuste, por su parte, ha añadido que  "estoy muy preocupado por mi familia, mis hijos y mi negocio. Cuando entramos en 2006 en la Junta Directiva, preguntamos a la Junta Rectora y a la LFP si teníamos que avalar o no. Y nos dijeron que no. Si nos llegan a decir que sí, que tengo que avalar 2'6 millones de euros, no hubiera entrado. Lo que están haciendo estos señores, por decir alguna cosa, estas ganas de hacer daño, llevará un camino irreparable en la historia del club".

Resulta curioso que desde el bando de Bartomeu no se haya realizado ninguna insinuación pública de que Joan Laporta o los suyos pudieran estar detrás de los movimientos de Jordi Cases y, sin embargo, desde el bando de Laporta, presidente que pasará a la historia, entre otras cosas, por los espionajes a los suyos y a los que no eran suyos, se acuse directamente a Bartomeu de mover los hilos de Vicenç Pla.

Dos casos paralelos con final muy diferente. Parece que Laporta tiene dificultades para acabar bien todo lo que empieza.


Deja tu Comentario