2011-03-13 14:03 Real Madrid Por: Administrador

Victoria con suspense final ante el Atlético (4-3)



Estupendo aperitivo para el derbi de Primera de la próxima jornada. El Castilla empezó nervioso. Los rojiblancos fueron los que golpearon primero gracias a un buen cabezazo de Batres tras un pequeño desajuste en la defensa merengue. Eran los mejores minutos visitantes y los peores locales.

Sin embargo, el partido tuvo un giro tras el 0-1. Los blancos se transformaron como por arte de magia y gracias a los tantos de Morata, Borja en propia meta y Joselu le dieron la vuelta al partido en sólo cinco minutos, del 39 al 44 de la primera mitad. 



El torbellino blanco no se detuvo aquí. Quería carnaza. Y si era del eterno rival, mejor que mejor. Una gran subida por la izquierda de García-Noblejas, hoy ascendido del Juvenil A por la baja de Casado, con recorte incluido para visualizar fotograma a fotograma, acabó con un zapatazo de Álex Fernández que encontró la exquisitez en forma de gol justo en la reanudación.

A partir de aquí, el Madrid bajó el pistón. El esfuerzo había sido grande y las fuerzas empezaron a escasear. Para colmo, Morata tuvo que ser cambiado porque sufrió un pequeño calambre en la pierna que, dependiendo de lo que digan los doctores, podría hacerle perderse los entrenamientos en Las Rozas que se llevarán a cabo lunes, martes y miércoles con la selección Sub-20.

Los rojiblancos, que no dieron mala imagen, aprovecharon que el Madrid echó el freno de mano para rebajar la diferencia a la mínima expresión, gracias a los tantos de Borja y Hermosa. Incluso, y a última hora, un balón colgado al área hizo aparecer cierta dosis de pánico en la afición pero esa pelota estaba ‘guionizada’ para que no entrara en la puerta y se marchara fuera. La mejor manera de preparar el derbi de Primera de la semana que viene.



 


Deja tu Comentario