2016-10-14 13:10 Cristiano Ronaldo Por: Administrador

VÍDEO: La rabieta de niño consentido de Cristiano Ronaldo



Fede Peris Estaba en el  centro de un rondo durante el entrenamiento de esta mañana en la Ciudad Deportiva de Valdebebas y Cristiano Ronaldo se enfadó por no ser capaz de interceptar la pelota. Y lo pagó con la prensa, lanzando un balón con todas sus fuerzas hacia la zona en la que se encontraban los periodistas que seguían el entrenamiento. ¿Y cuál es la respuesta mediática a semejante majadería? La previsible en una Caverna que tiene como primer mandamiento reírle las gracias a la vedette de Portugal. Si eso lo hace Messi -ya lanzó un balón fuera del campo en el Bernabéu y le crucificaron por eso-, le sale un nuevo expediente de Hacienda en 24 horas. Pero no fue Messi, a quien no se le conocen estos excesos de vedettismo ni rabietas incontroladas. Fue Cristiano Ronaldo. Y los gaiteros de turno, por ejemplo en Jugones, ya se han encargado de lavarle la cara al ídolo portugués: "había perdido un balón", "no impacta con ningún periodista", no hay daños materiales". Sencillamente patético. Y el propio Pedrerol cierra la información de la última chiquillada del ídolo portugués consentido así: "Cristiano, tranquilo. Tira fuerte, pero a la portería". Son las cosas de Cristiano Ronaldo. Durante la Eurocopa lanzó a un lago el micrófono de un informador que quería conocer su opinión sobre el siguiente partido de Portugal. Lejos de recriminarle su acción, la prensa forofa madridista, que entonces iba más con Portugal que con España en esa Eurocopa, salió en defensa de su "intocable" y acusó al medio del periodista que se quedó sin micro de que se habían metido mucho con la vedette, como justificando su acción. Se supone que en vista del resultado de aquella fechoría, Cristiano Ronaldo se cree en el derecho de repetir acciones como la de hoy, de niño caprichoso y consentido, ya que sabe que siempre le ríen las gracias. "Ya tenéis material para dos días", ha soltado por lo bajini a los periodistas. Que esté tranquilo Cristiano, el guapo, rico y bueno, que su egocentrismo da para mucho más que dos días. Es posible que el balonazo contra la prensa no fuera más que un intento por ganar seguidores en las redes sociales o en internet. Tratándose de Cristiano Ronaldo, todo es posible. Y mientras tanto, la claca: "¡plas, plas, plas!"

Deja tu Comentario