2013-05-04 11:05 FC Barcelona Por: Administrador

Vilanova se siente cada vez más solo en el club



Natalia Calvet

Tito Vilanova no ha necesitado ni una temporada  entera para darse cuenta de que bajo el paraguas de Pep Guardiola se vivía mejor en el Barça. "El gran problema del Tito lo tiene en los despachos. Rosell no cree en él. Su nombramiento responde a una estrategia pura y dura y Vilanvoa y ha vivido las primeras consecuencias. Rosell no le ha dado a Tito la mitad de lo que pidió. Además, durante su convalecencia en Nueva York hubo tensión entre las partes, detalles que no gustaron a Tito que cada vez es más consciente que su etapa en el Barça puede tener mal final", explica a esta web un miembro de la ejecutiva.



Y es que Tito tiene un problema y grave: el presidente y la práctica totalidad de la Junta no da un duro por el futuro del técnico en el Barça. "Rosell tomó la decisión de convertir el ayudante de Guardiola en su sucesor por qué era la única fórmula de silenciar la salida de Pep y evitar las preguntas del socio", afirma la misma voz.

 Es más, el club hay quien sostiene sin problemas que Sandro tiene un Plan B en la recámara para cuando Vilanova tocque fondo. "El presidente cree que Tito Vilanova no será capaz de gestionar con éxito el vestuario azulgrana el próximo año y ya tiene un Plan B para actuar con rapidez si los resultados se tuercen y el Barça falla. Eso sí, Rosell no echará a Tito. Esperará a que sea el socio quien pida su cabeza ", explica una fuente interna del club.

Y lo que es peor: Tito está solo. Se siente solo.  Siente que ha perdido fuerza a ojos de un socio que empieza a no creerse el invento y sabe que despierta dudas en el vestuario. “No tiene adeptos. En realidad, nunca los tuvo”, asegura esta fuente. “Además –insiste-  las principales iniciativas que ha tomado Vilanova hasta la fecha han topado con el criterio contrario de los de arriba. Ni Sandro Rosell, ni Bartomeu se han tomado en serio a Tito. No creen en él. Además, después de cargarse a Guardiola el ‘presi’ ha recuperado la fuerza en el área deportiva y ahora quien corta el bacalo es él y Bartomeu. Tito pinta tanto como Zubizarreta: nada”, acaba. 




Deja tu Comentario