2012-06-19 21:06 Real Madrid Por: Administrador

Villar indulta al Barça por tercera vez



Mourinho y Tito Vilanova estrenarán la temporada al frente de sus respectivos banquillos. Ambos deberían haber cumplido sanción en la Supercopa de España (Mourinho dos partidos y Tito Vilanova uno), pero Ángel María Villar ha decidido levantar el castigo a ambos y que el primer título de España se celebre con total normalidad.

Este gesto ha sido visto con total impunidad en Barcelona. Han puesto el grito en el cielo y han aprovechado para atacar al técnico del Real Madrid, como de costumbre, borrando de su memoria varios acontecimientos que dejan claro que los más beneficiados en este tipo de ‘amnistías’ del señor Ángel María Villar siempre han sido ellos.



El jefe del Villarato ha dado siempre su mano a torcer con el Fútbol Club Barcelona. Medidas de gracia a favor de los culés que dejan a las claras la situación que vive el fútbol español de un tiempo a esta parte. El indulto a Tito Vilanova será la tercera medida de gracia de la que se beneficia el Barça en los últimos años. Pero vayamos por parte, y recordemos estos episodios sonrojantes para el fútbol español.

El primero tuvo lugar en la temporada 1999/2000, cuando el Fútbol Club Barcelona decidió no comparecer en la ida de semifinales de la Copa del Rey frente al Atlético de Madrid. Los culés alegaban no tener futbolistas suficientes, algo que podrían haber completado de buen grado con muchos de sus endiosados canteranos, pero no fue así.

La reglamentación para aquel asunto era clara, el Barcelona debía ser sancionado y no participar en la siguiente edición de la Copa del Rey, hecho que nunca ocurrió. La Real Federación Española de Fútbol, con Ángel María Villar al frente, se sacó de la manga una amnistía general y el equipo culé quedaba liberado así de cualquier tipo de sanción.



Si este hecho fue ya fue un total despropósito, el siguiente lo fue aún más. El 23 de noviembre de 2002 el conjunto azulgrana recibe  en su estadio la visita del Real Madrid, con el ex barcelonista Luís Figo al frente. Este fichaje causo un tremendo dolor en la afición culé, que no tuvo otra manera de recibir al luso que con lanzamiento de todo tipo de objetos. Botellas de cristal, mecheros e incluso una cabeza de cochinillo, como bien recordaran todos. Tal fue la vorágine de lanzamiento de objetos que Medina Cantalejo, árbitro de la contienda tuvo que parar durante más de media hora el partido en su segunda mitad, lo que acarrearía una dura sanción. El 10 de diciembre, Competición clausura el Camp Nou por dos partidos. El 27, Apelación ratifica el castigo. El 21 de marzo de 2003, el CEDD tampoco estima el recurso azulgrana.

El Barcelona, conocedor de su mano en la RFEF, decide acudir a la justicia ordinaria y un juez suspende cautelarmente la sanción. Sorprendentemente, en 2003 la Federación decide cambiar la normativa de clausura de recintos, medida que afectó directamente al conjunto catalán, que cambió su pena por una multa de 4.000 euros, un auténtico despropósito y vergüenza para el fútbol español.

Pese a todas estas circunstancias, el Fútbol Club Barcelona, el cual recibirá su tercer indulto con la amnistía a Tito Vilanova, sigue mostrando sus quejas de equipo segundón. 


Deja tu Comentario