2015-04-07 19:04 FC Barcelona Por: Administrador

Vuelco total en la renovación de Alves y la continuidad de Xavi



Fede Peris

La directiva del FC Barcelona ha cambiado de estrategia presionada por la voluntad de Luis Enrique. Si la intención de Bartomeu y la plana mayor de sus colaboradores era prescindir de Xavi Hernández y Dani Alves el próximo 30 de junio, la intervención del técnico exigiendo su continuidad ha producido un vuelco radical en una postura que pasaba hasta ahora por dejar que los acontecimientos siguieran su curso para que Alves saliera del club al término de su contrato y Xavi Hernández aceptara la oferta que tiene de Qatar para incorporarse al Al Sadd la próxima temporada.



La actuación decisiva de Xavi en Vigo y el rendimiento que está ofreciendo Dani Alves como titular indiscutible en la banda derecha de la defensa han obligado a Luis Enrique a intervenir y a mostrar su opinión más que favorable a la continuidad de ambos en la plantilla. En ausencia de un responsable claro de la secretaría técnica, ahora descabezada en cuatro personas con muy poco peso en la junta, ha llevado a la directiva a rendirse ante el criterio del técnico, que goza de crédito y plenos poderes en la zona noble del Camp Nou.

La imposibilidad de realizar fichajes hasta enero, aunque hay quien confía todavía en un indulto personal de Joseph Blatter, desaconseja prescindir de dos valores contrastados como Xavi y Alves, cuya marcha debilitaría considerablemente el potencial de la plantilla la próxima temporada al no poder cubrir sus bajas con nuevos fichajes. Luis Enrique ha ido enviando mensajes en sus ruedas de prensa, pero al entender que no eran captados por el presidente ha optado por comunicarle personalmente su deseo de que ambos sigan en el Barcelona la próxima temporada.

El problema de Xavi Hernández es que ha llegado a un acuerdo, no firmado, con el Al Sadd de Qatar para jugar allí tres temporadas con opción a una cuarta. El capitán blaugrana estuvo hace dos semanas en Qatar y volvió encantado, con la voluntad definida de dejar sin validez el año que le queda de contrato con el Barcelona para hacer las maletas y marchar a Qatar este verano. Esta mañana se han reunido en las oficinas del club el representante del jugador, Iván Corretja, y el directivo Albert Soler. Corretja ha quedado sorprendido con la postura de la directiva blaugrana, que hasta ahora no había manifestado un interés especial por seguir contando con el jugador y daba la sensación de que aceptaba su continuidad como un mal necesario sin más objetivo que cumplir un contrato firmado. Corretja le ha comunicado a Soler que Bartomeu deberá convencer a Xavi de aplazar su sueño qatarí, algo que no será fácil.



Por su parte, en el caso de Dani Alves, que no cuenta con muchas simpatías entre la directiva por su faceta extradeportiva, la opinión de Luis Enrique también ha sido decisiva para que se produzca un giro en la actitud de la junta. Alves acaba contrato el próxmo 30 de junio y es libre de negociar con quien quiera. Luis Enrique le considera imprecindible en su equipo y ha obligado a Bartomeu a luchar por su continuidad. Bartomeu sabe que el jugador desea continuar en el Barça y en Barcelona, de ahí que hasta ahora Alves no haya tenido más propuesta de continuidad que un contrato a la baja y por dos años. Alves pide tres temporadas y acepta mantener los mismos ingresos que tenía hasta ahora. La oferta de Bartomeu es un contrato inferior, por dos años, que ampliaría los emolumentos actuales siempre y cuando se cumplieran una serie de objetivos en forma de títulos y de partidos jugados. El tercer año sería también negociable siempre y cuando la segunda temporada del jugador se cerrara con un rendimiento mínimamente aceptable. La continuidad de Alves está casi garantizada. No así la de Xavi, que, aún quedándose, sabe que seguirá sin gozar de tratamiento de titular con Luis Enrique, que le considera tan vital para controlar el vestuario como llevando la batuta del equipo sobre el césped en momento puntuales, como sucedió en Vigo.


Deja tu Comentario