2013-09-07 14:09 Real Madrid Por: Administrador

Vuelve la "madriditis"



El legado de Mourinho se comienza a notar. El portugués pese a no lograr superar al Barcelona ha conseguido que sobre la ciudad Condal vuelvan a aparecer fantasmas del pasado. La fragilidad del entorno vuelve a aparecer tras la marcha de Guardiola y el progreso del Real Madrid que ha conseguido al fin alcanzar el mismo escalón futbolístico que el Barça.

Los azulgranas abandonaron la excelencia, se fueron dejando detalles futbolísticos por el camino y el Madrid de Mou los atrapó, e incluso le ganó la temporada pasada los duelos directos. Y ahí comenzó a fraguarse el retorno de ese entorno tóxico que aparece en Barcelona cuando el equipo no acaba de enamorar. Y sin embargo, eso solo es la punta del iceberg, el problema principal del club azulgrana es el extradeportivo. 



Laporta se fue, dejó un reguero de cosas oscuras que desde la nueva directiva trataron de solucionar pero a cada paso hacia delante primero los detractores o ProLaporta y luego los propios errores de la directiva de Sandro Rosell enfangaron más todos. Y es que el presidente culé vive con el error y su talante, por mucho que él intente que sea conciliador, es dañino.

Y los casos problemáticos se le acumulan: Salta Cruyff que tras una salida por la puerta de atrás tras la llegada de Rosell no ha perdonado, salta Abidal con quien no se tuvo ese gesto que pedían los "valors" que se predican desde el club, Valdés ya no aguanta más, Zubizarreta demuestra no ser competente en su materia, no se cumplen las palabras una vez más con el caso Mickeal y además hay problemas con la justicia (Rosell-Brasil y Messi-Hacienda, aunque este poco tiene que ver con la directiva).

Ante todo eso la autocrítica desaparece y aparece la crítica, aunque para sorpresa de todos esa crítica no va dirigida hacia uno mismo sino al rival. El entrenador clama al cielo por la barbaridad que se paga por Bale cuando un lustro antes se había pagado un poco menos por Ibrahimovic en su mismo club y el entorno azulgrana (su prensa sobretodo) ataca la venta de uno de los mejores jugadores madridistas alegando que se ha pagado poco por él, 45 millones de euros, la mayor venta de la historia del club. Y sin embargo, no se valora que esa compra se hizo porque se podía hacer, el club genera dinero suficiente, y esa venta era necesaria tras esa costosa operación.



En fin, desde el Barcelona hace tiempo que se perdió el Norte en varios ámbitos y ahora, cuando ya el césped no tapa todo lo que sucede fuera, se retorna a esa mala praxis llamada "Madriditis", una enfermedad que el madridismo tuvo cuando el balón decidía que los culés eran no superiores, sino muy superiores a ese equipo culé. Mientras tanto, desde Madrid también se tiene problemas de "Madriditis" sin resolver, el caso Casillas o los ProMourinho son temas por solucionar antes de que la "Barcelonitis" vuelva a aparecer, si el césped decide que así sea.


Deja tu Comentario