2014-02-21 18:02 FC Barcelona Por: Administrador

Xabi Alonso empieza a ser "non grato" en todas partes



Joan Tubau

En la época de Mourinho en el Real Madrid, Xabi Alonso, junto a Arbeloa, era quien mejor entendía las instrucciones y quien mejor las ejecutaba sobre el campo. Cada falta contra el Real Madrid debía ser protestada, cada entrada del rival exigía revolcarse por el suelo y había que buscar el tobillo del rival para chocar "fortuitamente". Y de forma "fortuita" se dedicó a pisar y golpear los tobillos rivales. Sin querer, claro. Y de forma fortuita le pasó la mano por la cara a Messi esperando descentrarle.  Mourinho no volverá a tener en su carrera como técnico a otro futbolista con tanta capacidad de obediencia y disciplina.



Hubo un momento en que se llegó a cuestionar su presencia en la selección. Y entre los jugadores del Barcelona, que siempre son mayoría en La Roja, se llegó a discutir la posibilidad de un plante: o él o nosotros. La intervención de Casillas evitó que el tema pasara a mayores. De cualquier forma, su relación con los jugadores del Barcelona en la selección es estrictamente profesional y no va más allá de lo puramente deportivo. Es más, Xavi se negó a grabar con él un anuncio de "La Gula del Norte" para evitarse pasar un mal rato. Finalmente, el bueno de Carles Puyol ocupó su lugar.

Pero incluso entre sus compañeros Alonso tiene problemas. Recientemente pudimos verle en una pelea con Arbeloa en pleno partido ante el Espanyol en el Bernabéu en la que se dijeron de todo, con insultos subidos de tono.

La fama de Xabi Alonso ha empezado ya a extenderse entre los demás equipos, porque no sólo lo sufre el Barça. en donde es considerado "non grato".  En el reciente derbi copero en el Calderón se las tuvo con Raúl García, a quien le conminó a verse fuera del campo para dirimir ahí sus diferencias. Y de la misma manera que intentó sacar de quicio a Messi de cualquier manera menos jugando a fútbol, también buscó la provocación para descentrar a Diego Costa en el derbi copero del Bernabéu. Y unas horas después, su carácter desafiante le llevó a enfrentarse en Getafe a Borja, al que le propinó un doloroso pisotón, Pedro León y Juan Rodríguez, a los que zurró de lo lindo encontrando en ellos la lógica censura por su comportamiento. Lo que saca de quicio a sus rivales es su habilidad para poner en práctica sus malos modos y su ingenio para chocar, por decirlo finamente, sin que el árbitro se entere y le muestre las tarjetas que su juego merece.



Ha conseguido crearse entre los medios una fama de caballero que luego no es capaz de trasladar a los terrenos de juego.


Deja tu Comentario