2014-06-13 15:06 FC Barcelona Por: Administrador

Xavi amenaza al Barça



Pedro Riaño

A Xavi Hernández, que no suele hablar cuando está en el Barça, pero sí cuando se viste de rojo, le han preguntado hoy en Cuatro si sabía dónde iba a jugar la próxima temporada. "Aún no tengo nada decidido, cuando acabe el Mundial decidiré". Y se ha quedado tan ancho. Hace menos de un año firmó un contrato que le ligaba al Barça hasta el 30 de junio de 2016 en condiciones más ventajosas para él que para el club. Se supone que cuando uno firma un contrato es para respetarlo, que para eso se firma, para que sea algo más que una palabra de caballero, que de esos quedan cada vez menos. Pero resulta que, en el caso de los futbolistas, los contratos son papel mojado que sólo sirven cuando les viene bien a ellos y deben modificarse o romperse en función también de su propia voluntad.



Xavi Hernández, que ha sido dosificado durante toda la temporada en el FC Barcelona para llegar en condiciones al Mundial en donde ahora se encuentra, no tiene nada que decidir al término del campeonato del mundo. Aunque asi lo manifieste. Lo único que debe hacer es cumplir su palabra, respetar su propia firma y ponerse a disposición del club que le garantiza dos años más de un generoso contrato aunque los indicios le apunten al banquillo. En todo caso, si ha decidido que eso del banquillo no va con él, deberá esperar clemencia de la otra parte para romper el contrato que tiene firmado. En ningún caso tiene nada que decidir. De la misma manera que él puede negarse a marchar si el Barça le dice que no cuenta con sus servicios, él no es nadie para decidir unilateralmente lo que quiere hacer.

Luis Enrique quiso hablar con él antes de la concentración de la selección para aclarar conceptos y evitar este tipo de situaciones. Pero Xavi estaba de vacaciones, parece que el tema era menor y no atendió la llamada. Y Luis Enrique deberá esperar a que acabe el Mundial para que Xavi le diga lo que ha decidido. Lo que Xavi parece desconocer es que aquí quien va a decidir es Luis Enrique, que es quien le va a exigir un nivel físico mínimo que no ha ofrecido este año y, en caso de que no se vea capaz de alcanzarlo, será el momento de pactar una solución.

De momento Xavi Hernández ya tiene la solución. De hecho tiene 25 millones de soluciones en tres años en Qatar y con exigencia mínima. Ese es el tema. Él ya lo tiene decidido. Ahora necesitará el visto bueno de la otra parte para salirse con la suya. Y es que normalmente, en todos los clubs de mundo, cuando un jugador con contrato en vigor quiere irse, se busca otro club que pague por él y se obtiene por la venta un beneficio. En este caso, Xavi, que se ha asegurado el porvenir en el Barça, querrá romper el contrato y quedar en libertad como premio a los servicios prestados. Pero Xavi sabe mejor que nadie que los servicios prestados, que han sido muchísimos y enormes y así se le han reconocido, ya se los han pagado. Jugador y club están en paz. Uno ha trabajado y el otro ha pagado. Xavi no ha trabajado en el Barça por amor al arte, sino a cambio de una contraprestación. Sus servicios están pagados y si Xavi quiere romper el contrato, que busque un club que pague por él lo que vale... ¡Y que se deje de amenazas!




 

8,3 millones año en qatar


Deja tu Comentario