2011-03-21 20:03 FC Barcelona Por: Administrador

Xavi Pascual pide el empuje de la afición culé



"Más allá de lo que suceda en el segundo partido -también se disputará en el Palau el próximo jueves- en este primero tenemos que poner la primera vitoria en el marcador, porque cuando vayamos a Grecia el ambiente será infernal, y tenemos que llegar allí con una victoria como mínimo", ha manifestado Pascual.

El técnico catalán ha insistido en que mañana "tiene que verse el Palau de las grandes ocasiones", pues el público debe llevar al equipo en volandas hasta la final a cuatro que se disputará en Barcelona.



"A todos nos hace ilusión estar en el Sant Jordi y para eso debemos estar todos juntos. Mañana la gente nos tiene que ayudar a superar los momentos difíciles que tenga el partido", ha subrayado.

"Gestionar las emociones" y "la presión de tener el factor cancha a favor" serán también claves para lograr el triunfo ante el PAO, según ha apuntado Pascual.

En frente, el Barça tendrá un equipo de primera línea en casi todas la facetas del juego. "De sus siete exteriores, cinco son capaces de actuar en el poste bajo, su juego de 'pick & roll', con (Mike) Batiste, es francamente peligroso y (Antonis) Fotsis les da mucho equilibrio en la posición de '4'", ha destacado Pascual.



"(Dimitris) Diamantis también es un jugador fundamental para ellos. Es el que lleva el control, el ritmo del partido, tiene carácter y capacidad de decisión y además es buen pasador. La defensa sobre él y (Drew) Nicholas -el otro base del PAO- seguro que van a ser dos cosas importantes", ha argumentado.

Sobre el ritmo cansino del conjunto griego -"más que lento es un ritmo continuado", ha matizado Pascual- el técnico del conjunto azulgrana no se ha mostrado excesivamente preocupado: "No podemos precipitar mucho su juego, porque forma parte de su estilo, pero nosotros somos un equipo que nos adaptamos. Y hemos ganado muchos partidos donde el rival no corre o donde no nos deja correr a nosotros".

Pascual prevé una serie "larga e igualada" en la no hay un claro favorito, entre otras cosas, porque el Panathinaikos "ha jugado esta temporada mejor fuera que en casa, donde tiene más presión".

Además, se miden los dos últimos campeones de la Euroliga, por lo que, según el técnico del Regal Barcelona, el partido de mañana "podría haber sido perfectamente el de la final si uno de los dos hubiese ido por el otro lado del cuadro".


Deja tu Comentario