2016-04-06 21:04 Real Madrid Por: Administrador

Y la Cenicienta se comió a Blancanieves, la de La Undécima



Sin novedad en el frente madridista. En el habitual mundo virtual y de ficción en el que suele vivir instalado el entorno mediático del Real Madrid, el equipo del "efecto Zidane" ya tenía La Undécima en el bolsillo. Con un entrenador tan maravilloso, un crack como Cristiano y el rival más flojo del sorteo, la Cenicienta de los cuartos de final, la Caverna ya hacía cuentas sobre cuántos goles iban a encajar los alemanes y elegía rival para Blancanieves en las semifinales. Lo de siempre. Venden humo, ilusión, sueños que sólo son sueños. Y luego llega la cruda realidad. El Wolfsburgo ha sacado a relucir todas las miserias de un Real Madrid que, con Zidane en el banquillo y Benítez en el destierro, ofrece serias dudas sobre su consistencia. Es capaz de ganar al Barça en el Camp Nou y de perder en el campo del más modesto. Es capaz de meterle ocho al Espanyol y luego se hunde ante modesto Wolfsburgo, que con el 2-0 cosechado en el Volkswagen Park les ha metido el miedo en el cuerpo y les obliga a recurrir a las pantomismas de siempre: que si noche mágica, que si remontada mágica, que si el espíritu de Juanito... Y todo eso ante un rival que tendría dificultades para mantenerse en Primera División en España. Patético. Lo del Madrid en el Camp Nou fue sólo un espejismo. Queda confirmado. Les sonó la flauta, pero todos los dias no es fiesta. Y hoy era día laborable para los modestos alemanes, que se han trabajado el triunfo a conciencia. Zidane sigue sin dar con la tecla y su efecto sólo está en la cabeza de cuatro ilusos que creen en los Reyes Magos. Este Madrid es igual de bueno e igual de malo que con Benítez. Igual de bueno e igual de malo que con Ancelotti. E igual de bueno e igual de malo que con Mourinho. Es el mismo equipo siempre, un equipo que depende en exceso de Cristiano Ronaldo y que gana cuando el portugués carbura y pierde cuando el portugués se borra. Y hoy se ha borrado. Era un partido importante y se ha borrado. Otra vez. También el Real Madrid ha empezado a borrarse de La Undécima. Decía Tomás Roncero el domingo, después de la victoria en el Camp Nou, que en el Barça estaban acongojados porque lo podían perder todo. Veremos. Lo que es seguro es que el Madrid sí lo puede tener todo perdido si la semana que viene no espabila. Para el barcelonismo la imagen ofrecida por el Real Madrid en la Champions League, la competición más blaugrana, confirma que, efectivamente, el rival es el Atlético. Y hay que tomárselo muy en serio. El Madrid es el de siempre, el de los sueños, el de las ilusiones, el de la realidad virtual, el de las engañifas... Otro batacazo y van... ¿Otro año en blanco? Demasiados ya, ¿no? ¡Que no pare la música! Eso decían: ¡A siete y el Barça ya tiembla! Sí. Eso. El sueño de Blancanieves.

Deja tu Comentario