2013-12-22 20:12 FC Barcelona Por: Administrador

Y Pedro se vistió de Messi (2-5)



Susto y exhibición. El conjunto del Tata Martino remontó un 2-0 inicial y acabó anotando una manita gracias a un inspiradísimo Pedro, autor de tres tantos antes del descanso, y de Cesc Fàbregas, que marcó por partida doble jugando de "falso Messi".

El frío madrileño retrasó la llegada del equipo azulgrana al partido, corría el minuto 15 y dos defensas del Getafe ya habían batido a José Manuel Pinto, el Barça no estaba jugando mal pero dos errores habían provocado que primero el lateral Escudero con una incorporación al ataque buenísima aprovechando la espalda de Alves marcara el primero y que luego Lisandro pusiera el segundo con un remate a placer a la salida de un córner. Los de Martino, no obstante, no parecían tocados.



El entrenador azulgrana, muy activo con el cuarto árbitro todo el partido, no dio ni una sola instrucción a los suyos en la primera mitad, no pareció importarle el shock inicial de encontrarse con dos tantos en contra nada más llegar. Los jugadores ya sabían que tenían que hacer. Iniesta tenía el mando, Busquets dominaba el centro del campo y Pedro cortaba como mantequilla la defensa del Getafe en cuanto podía. El juego estaba, se necesitaba crear peligro y entonces Pedro avisó.

Antes del minuto 30 el canario tiró desde el centro del campo un desmarque y acabaría batiendo a Moyà, segundos después se enteraría que la jugada había sido anulada por fuera de juego. Esa fue la última vez que falló Pedro en la primera mitad.

En el 35 Cesc Fàbregas fue el arquitecto y Pedro comenzó a construir su segundo Hattrick de la temporada, pase al hueco del de Arenys y el canario batía por alto a Moyà, el partido cambiaba de cara. Pedro comenzaba a coger un tono argentino.



Cinco minutos después Iniesta diseñaba un pase diagonal para Pedro que entraba como él mismo por su casa en el área del Getafe desde la banda izquierda y soltaba un zarpazo a la escuadra de Moyà, 2-2 y el partido comenzaba a tener ya un solo color.

Y dos minutos más tarde Pedro, ya desbocado, firmaba su hattrick. El canario se vistió de Messi y sacó todo el instinto asesino para aprovechar un pase de la muerte de Jordi Alba que había sido mal rechazado por un defensa azulón. Pedro le había dado la vuelta él solito al partido. El Barça podía vivir tranquilo.

La segunda mitad fue de claro dominio azulgrana, asentó la posesión y no sufrió. Cesc, que parecía no haber estado en la primera mitad aunque había aparecido en dos de los goles, anotó por partida doble, primero tras un buen centro desde la derecha de Alexis y después de penalti provocado por Pedro, el hombre del partido.

Y así, con solvencia, el Barça acaba el año liderando la liga BBVA sin la necesidad de utilizar ni Messi ni Xavi ni Neymar ni Valdés. Aviso para navegantes, este Barça no va de farol.


Deja tu Comentario