2016-01-18 15:01 Real Madrid Por: Administrador

Zidane le pone la cruz y le da un ultimátum a James Rodríguez



La falta de sintonía que muestran Zinedine Zidane y James Rodríguez no es una anécdota más en las relaciones que adornan a un entrenador con su plantilla. Se trata de un pulso en toda regla en el que está en juego la autoridad de Zinedine Zidane, que necesita vencer en su pulso con la estrella colombiana para ganarse el respeto y el respaldo de toda la plantilla. James ha desafiado al entrenador ante los ojos de sus compañeros. Y el técnico tiene que reaccionar. Si pierde esta batalla perderá también la guerra de su credibilidad ante sus hombres. Por eso Zidane, que goza de mayor crédito en el Real Madrid del que pueda tener cualquier entrenador, le ha puesto la cruz a James, incluso sabiendo que es uno de los protegidos del presidente. James no juega porque Zidane considera que Isco está mejor y porque el andaluz se gana la titularidad en los entrenamientos y James no. De momento, todo se acaba con el castigo del banquillo a la espera de una reacción del jugador colombiano. Pero Zidane no está dispuesto a esperar mucho tiempo. Es un admirador del juego de James y quiere contar con él cuanto antes porque es el primero que sabe de lo mucho que el equipo necesita de su fútbol mágico. Pero ni la actitud ni la forma física de James son las que Zidane reclama para ofrecerle la titularidad. Para acabarlo de arreglar, dos detalles condenan a James. Su decisión de no salir a calentar con los suplentes en el prepartido ante el Sporting, algo que Zidane ha considerado como una falta de respeto hacia sus compañeros. El otro, el episodio del calentamiento para sustituir a Bale, cuando Zidane lo pilló sentado en lugar de realizar el calentamiento propio de la situación. Zidane está muy decepcionado con James, al que le ha dado un ultimátum para que cambie su actitud de manera radical. De no obrarse el cambio deseado de forma inmediata, James podría desaparecer por completo de los planes de Zidane.
     

Deja tu Comentario