2016-09-15 18:09 Real Madrid Por: Administrador

Zidane miente: El Real Madrid bajó los brazos durante 88 minutos



Fede Peris Es admirable la capacidad que tienen en Madrid para convencernos de que el blanco es negro y el negro blanco. Ganar a un equipo mediocre en el minuto 93 es una proeza. Hablan de remontada histórica como si vencer por 2-1 al Sporting de Portugal sólo estuviera al alcance del Real Madrid. Y la claca mediática es feliz porque, como sostenía hoy Josep Pedrerol, "al Madrid le va la marcha, las emociones fuertes y las remontadas". Así se engañan. Así engañan al personal. No quieren profundizar, no lo permite el guión. No se plantean por qué el Real Madrid, actual campeón de Europa, tiene que sufrir tanto para ganar al número 51 del ranking de clubs de la UEFA. Eso es lo que se deberían preguntar en lugar de abrazar a las farolas porque Morata le dio el triunfo al Madrid en el minuto 93.  Y añade Pedrerol que "Cristiano siempre aparece en los momentos importantes". Es decir, que para el Madrid actual un momento importante es la visita del modesto Sporting de Portugal. A 500 kilómetros tenemos asimilado ya que los momentos importantes de Cristiano, efectivamente, son el Sporting de Portugal, el Malmo, el Shakhtar Donets, el Espanyol y demás... Y ahí, efectivamente, nunca falla. Y dentro de este clima de autocomplacencia destaca la aportación de Zinedine Zidane, quien sin comerlo ni beberlo, se ve envuelto en una dinámica ganadora que todos se han empeñado en adjudicarle. Y ha dicho Zidane, llevado por la euforia embriagadora del momento: "el Real Madrid no ha bajado nunca los brazos". Y ahí miente Zidane. Si el Real Madrid tuvo que echar mano de un arreón del minuto 88 al minuto 93 para darle la vuelta a un partido que tenía perdido a poco del final es porque durante los 88 minutos anteriores el Real Madrid no sólo bajó los brazos sino que dio auténtica pena. Pero como eso nadie se lo va a decir, Zidane seguirá viviendo engañado en su mundo de Yupi creyendo que todo lo que toca lo convierte en oro. Y pensará que es un fenómeno haciendo cambios sin plantearse qué es lo que pasó durante los primeros 88 minutos y por que el campeón de Europa tiene que sufrir ante un rival condenado a ser el colista de su grupo. Mientras Zidane no profundice sobre las causas que convierten a su Real Madrid en épico con remontadas memorables ante series C, va a ser muy difícil que saque al equipo blanco de la dinámica perdedora en la Liga (un título en los ocho últimos campeonatos disputados). Joan Laporta le llamó a esto en el Barcelona años atrás "autocomplacencia". En el Real Madrid lo llaman "orgullo de un equipo que no baja los brazos hasta el final". Eso dicen. Y así van, buscando en las flores del jardín de Zidane lo que no les da una filosofía de juego definida.

Deja tu Comentario