2017-01-30 11:01 Real Madrid Por: Administrador

Zidane se llevó un disgusto en el partido de anoche



Carlos Muñiz El Real Madrid venció con contundencia (3-0) a la Real Sociedad en el Bernabéu. Se trata de un resultado que hay que valorar en su justa medida por cuanto el equipo donostiarra lucha denodadamente por la cuarta plaza que da acceso a la Champions League con el Atlético de Madrid. Las sensaciones fueron buenas, pero hubo algo que disgustó profundamente a Zinedine Zidane. Toni Kroos vio ante los vascos la tarjeta amarilla y cumplirá el ciclo en la próxima jornada que lleva al Real Madrid a Vigo con ganas de revancha ante el Celta. Toni Kroos no podrá alinearse en Balaídos, un partido que para Zidane es clave porque es uno de los últimos escollos importantes que le quedan a su equipo en los desplazamientos de la segunda vuelta. El objetivo de Zidane es darle un zarpazo a la Liga cuanto antes con una demostración de autoridad en Vigo, tras la eliminación copera, que debe ser rematada luego en Valencia en el partido que el Real Madrid tiene aplazado por su participación en el Mundialito. El objetivo de Zidane es ganar en Vigo y en Valencia, lo que significaría tanto como dejar la Liga sentenciada a la espera de recibir en el Bernabéu a todos sus rivales en la lucha por el título. Si el Madrid vence en esos dos compromisos podría centrarse casi en exclusiva en preparar la repetición del título de la Champions League. En Vigo, desgraciadamente, tendrá que apañárselas sin Toni Kroos, una baja que acrecienta su importancia por la ausencia de Modric por lesión.  

Deja tu Comentario