2017-05-25 05:05 Real Madrid Por: Administrador

La novia de Cristiano sigue los pasos de Irina Shayk



Georgina, la novia de Cristiano Ronaldo, quiere un paso más allá en su carrera profesional. La joven de 22 años (10 menos que Cristiano) sabe que debe aprovechar el tirón que tiene como pareja del mejor futbolista del mundo para labrarse su propia carrera en el mundo de la moda. 

Georgina desea que la reconozcan por sus propios méritos y por ello quiere trabajar a pesar de que, como dependienta de las tiendas de Gucci y Prada, ha durado poco tiempo



Lo cierto es que la carrera de Georgina ha sido de lo más complicada y no debido a su falta de actitud. De Gucci fue despedida porque, al hacerse pública su relación con el jugador, la boutique de la calle Serrano, en la Milla de Oro madrileña, estaba asediada por los papparazzi y resultaba molesto para los clientes. 

En su siguiente empleo, en el córner de Prada de El Corte Inglés, ocurrió lo mismo. Finalmente, de acuerdo con los ejecutivos de estos grandes almacenes, dejó el trabajo y acompañó a Cristiano sus vacaciones y en algunos eventos deportivos internacionales en los que apareció como su pareja oficial.

Georgina, novia de Cristiano, se hace modelo

Georgina siempre ha sido una mujer independiente y que se ha ganado a pulso todo lo que tiene. Su primer sueldo, de muy jovencita, lo recibió trabajando de camarera en Jaca, la ciudad aragonesa donde nació y vive su familia. Más tarde pasó un tiempo como ‘au pair’ (niñera) en Bristol y, de paso, aprendía inglés.



Hasta que se estableció en Madrid y en una fiesta de la boutique Dolce Gabanna conoció a Cristiano. Entonces, su vida dio un vuelco total. Ahora, quiere emprender una nueva etapa profesional haciendo de modelo, igual que la ex del portugués, Irina Shayk.

Georgina ha recibido la oferta de ser imagen de una firma nupcial y acaba de ser contratada por la agencia Uno Models, la misma donde tendrá como colegas a Martina Klein, Rocío Crusset o Laura Ponte. La agencia asegura que ha fichado a Georgina como una maniquí más y que no tendrá privilegio alguno por su cercanía a Ronaldo. Pero lo cierto es que si no fuera la pareja de la estrella del Real Madrid, es probable que lo hubiera tenido más complicado para llegar a la agencia.


Deja tu Comentario