2017-05-26 02:05 FC Barcelona Por: Administrador

Los jugadores del Madrid insultan a Piqué en la celebración de LaLiga



Piqué, cabrón. Saluda al campeón”. Ese fue el grito más oído en las celebraciones de anoche del Real Madrid en La Cibeles. El hecho de que Piqué sea protagonista en una celebración del Real Madrid indica el grado de complejo que se vive en ese club respecto al Barça ganador de los últimos años, la importancia que tiene Piqué en ese club y que el central blaugrana se ha salido con la suya. También pone de manifiesto el nivel de educación y deportividad de buena parte de la plantilla del Real Madrid.

El diario As lo deja claro respecto al cántico sobre Piqué escuchado de madrugada en Cibeles: “Un cántico que varios jugadores, con el micrófono en la mano, dieron continuidad a la ocurrencia durante varios segundos ante la carcajada general” . La versión fue compartida por el programa de Onda Cero El Transistor: “Algunos jugadores del Real Madrid gritaron, durante su visita a la estatua de la diosa Cibeles, clásico lugar en el que los aficionados madridistas celebran sus títulos, cánticos como “Piqué cabrón, saluda al campeón” y “Atleti decidme qué se siente“.



Es decir, que si muchos de esos jugadores no saben perder, también han demostrado que no saben ganar. Quizá es el resultado de la poca costumbre que tiene el Real Madrid de ganar la Liga últimamente. De hecho muchos de los jugadores que ayer celebraban el título no lo habían logrado nunca.

La cuestión es que el madridismo anoche no fue feliz en Cibeles hasta que no se acordó del Barça y del Atlético. La dependencia hacia el prójimo es total, y si no insultan al rival no son felices. El asunto hay que situarlo en la línea de la época de Ramón Mendoza con el “polaco el que no bote” o en la de Raúl González: “Barça, Barça… ¡mierda!!”.

Piqué se acordó de Kevin Roldán (para celebrar tres títulos, no uno) sin necesidad de insultar a nadie. Carvajal y los que le secundaron anoche no saben más y no se les ocurrió algo original para estar a la altura del coeficiente intelectual de Piqué.  Sólo el insulto, que poco es.



 


Deja tu Comentario