2017-05-26 03:05 FC Barcelona Por: Administrador

Por esto Sandro Rosell tuvo que dejar la presidencia del Barça



El 23 de enero de 2014 Sandro Rosell abandonó la presidencia del FC Barcelona de forma precipitada y sin dar explicaciones apenas tres años y medio después de convertirse en el presidente más votado de la historia del club. Entonces se especuló con algún motivo “muy gordo” que le obligara a tomar esa decisión. Los hechos, tres años más tarde, lo han confirmado.

La huida de Sandro Rosell del Barça en 2014 fue interpretada en el entorno del club como una decisión forzada por las circunstancias personales y las sospechas que envuelven a sus negocios. Se trataba de una suposición que se ha visto plenamente confirmada ahora con su detención y embargo de bienes acusado, junto a su mujer, de blanqueo de capitales como consecuencia de su rentabilísima relación en el pasado con la selección brasileña aprovechándose de su cargo en Nike.



Rosell era un hombre simpático, abierto y accesible que disfrutaba del cargo en el FC Barcelona y de su condición de integrante de la “sociedad civil catalana”. Era un tipo envidiado que se ganó el aprecio del barcelonismo por su gestión en el fichaje de Ronaldinho, que cambió la historia del Barça, robándoselo de las manos al mismísimo Florentino Pérez. Esa imagen de joven emprendedor y capaz fue lo que le permitió en 2010 convertirse en el presidente más votado de la historia del FC Barcelona. Incluso escribía libros para explicar el secreto de su éxito en la vida como empresario basado fundamentalmente en su talento y su capacidad de trabajo.

Rosell fue amenazado con destapar el escándalo

Sin embargo, la realidad ocultaba una trama de blanqueo de capitales asociada a sus amigos de la Confederación Brasileña de Fútbol que le convirtió en multimillonario. La explosión del caso Neymar a nivel judicial le obligó a dimitir. Se especuló con una causa oculta que le forzara a marchar. De hecho, se fue sin dar explicaciones a nadie y desapareció del mapa desde 2014. Aquel personaje público amante de los baños de masas que no se perdía un acto social, quedó en el recuerdo. Desde 2014 Sandro Rosell vivía escondido del mundo.

Y la aparición ahora del escándalo del blanqueo de capitales no hace más que confirmar la sospecha de que en 2014 Rosell fue amenazado con hacer público su delito aportando las correspondientes prueas. Su dimisión se entiende ahora como una estrategia para negociar el escándalo o, al menos, aplazarlo. Y con tres años de retraso lo que antes no era más que una sospecha se ha visto ahora confirmado de manera rotunda.


Deja tu Comentario