2017-06-05 18:06 FC Barcelona Por: Fede Peris

La Comisión Anti Violencia también cantó lo de "Piqué, cabrón..."

La comisión Anti Violencia se lavó las manos con Carvajal y fomentó las groserías del Bernabéu. ¿Esa es realmente su función?



Se veía venir. La justicia de la Comisión Anti Violencia que vela por los buenos modales en el fútbol nada tiene que ver con la que hace doce años sanciónó a Samuel Eto´o, entonces jugador del Barcelona, por cantar en el Camp Nou micrófono en mano: "Madrid, cabrón, saluda al campeón". Eto´o pidió perdón al día siguiente, pero nadie le salvó de los 12.000 euros de multa. Quedó claro que al Real Madrid no se le podía faltar al respeto. 

Queda claro también ahora que en España el insulto en el fútbol tiene una doble interpretación en función de quién sea el ofendido. Si es el Real Madrid, severidad máxima. Si es el Barça, y además Piqué, al que le tienen muchas ganas los que mueven los hilos en el palco del Bernabéu por dejarles retratados, la severidad es cero. Lo advertimos en MB. El precedente de la Comisión Anti Violencia estudiando los insultos de Dani Carvajal en la celebración de la Liga y decidiendo que no había en su conducta nada de sancionable sentaría un precedente gravísimo. Tan grave como que la afición del Real Madrid ha hecho del "Piqué, cabrón saluda al campeón" un himno, una motivación para sus vidas. 



Sabedores de que "se puede" insultar a Piqué impunemente, el "Piqué cabrón" resonó en todas las celebraciones del Real Madrid. En Cibeles, en el Ayuntamiento, en la Comunidad de Madrid, en el Bernabéu... Es la consecuencia de la decisión de esta Comisión que emplea su tiempo buscando motivos para sancionar a todas las aficiones de España por los cánticos de sus aficionados, llegando a cerrar campos. 

Anti Violencia alienta los insultos del Bernabéu

La Comisión Anti Violencia participó de forma directa en la celebración grosera de la Liga y de la Champions League del Real Madrid. Si eso era lo que pretendía este organismo alentando al madridismo a insultar a Piqué, enhorabuena. La jugada les ha salido redonda. Los sesudos juristas que adoptan resoluciones en ese organismo tuvieron mucho que ver con los insultos del Bernabéu. De hecho los alentaron. 

Curiosa manera de velar por la deportividad en el fútbol. En lugar de apagar incendios, le echan gasolina al fuego. Sencillamente lamentable. Y peor todavía que no hayan dimitido. ¿O realmente su trabajo es ese, velar porque los jugadores del FC Barcelona sean convenientemente insultados? ¿Tendrán valor en el futuro de sancionar a alguien por insultar al rival? Seguramente sí. Seguramente lo de Piqué para ellos no es un insulto, sino un ajuste de cuentas más que necesario.



Los hilos del Bernabéu no descansan. Eso es lo que debe estar pensando Samuel Eto´o con 12.000 euros menos en el bolsillo. 


Deja tu Comentario