2017-06-11 19:06 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

El Barça sufre un alarmante empacho de Johan Cruyff

La fiesta del Dream Team encubrió un nuevo homenaje a Johan Cruyff y el personal ya está saturado de tanto homenaje al maestro porque el Barça es más que Cruyff.



El FC Barcelona ha organizado una fiesta por el 25 aniversario de la primera Copa de Europa conseguida por el club. Ocurrió en Wembley en 1992 y la conquista fue obra del inolvidable Dream Team qe dirigía Johan Cruyff con suerte desigual en aquella época.

A un buen puñado de analistas, estudiosos y eruditos de la verdad culé les ha sorprendido la pobre respuesta del Camp Nou ante el homenaje a los héroes de 1992. Apenas un cuarto de entrada. Y, lo que es peor, hasta los propios protagonistas no ocultaron la pereza y el hastío que les produce recordar la gesta del 92.



Sorprende que no hubiera puñetazos en el Camp Nou para conseguir una localidad. Y no debería sorprender porque la gente está harta de homenajes a Cruyff.  En vida o en su memoria. Lo de Wembley era un nuevo homenaje encubierto a Joahn Cruyff, y ya van diez, doce o deiciseis. Se pierde la cuenta. Y el exceso llega a aburrir y a saturar. Las gente ya ha llorado a Cruyff todo lo que debía. Y ya no está para fiestas folclóricas sin más objetivo que loar al maestro de forma encubierta detrás de un presunto homenaje a sus jugadores. El tema ya cansa. Tanto como el recuerdo sesgado de la historia en clave cruyffista. El FC Barcelona necesita superar los ismos y, sobre todo, los sectarismos. El ismo de Cruyf empieza a aburrir, como quedó demostrado en las gradas del Camp Nou.

Los socios están aburridos también de que se les riña desde la prensa partidista por no acudir al campo. Son soberanos y si han decidido darle la espalda al tema, por algo será. Y el diario Sport no es nadie para reñir a los aficionados tomándoles por borreguitos que están obligados a acudir al Camp Nou para hacer bonito pintando los asientos de colores. El barcelonismo está empachado de tanto homenaje a Cruyff. El barcelonismo entiende que hay vida más allá de Cruyff y que el mundo no se acaba con Cruyff. Es hora de mirar hacia adelante, de dejarse de momentos dados y de gallinas en la piel, de mirar al futuro con amplitud de miras, deshaciéndose de apretados corsés anclados en el pasado y buscando un catecismo más coherente que se vertebre con palabras y frases incoherentes. Es hora de apostar por un Barça nuevo y moderno, no es bueno vivir pendiente del pasado mirándose el ombligo. 

El Camp Nou le dio la espalda a la fiesta del Dream Team consideró que con tres o cuatro homenajes a Johan Cruyff ya es suficiente. Los aficionados del Barça expresaron en la fiesta a los campeones del 92 que el Barça es más que Cruyff.



 


Deja tu Comentario