2017-07-11 13:07 FC Barcelona Por: Fede Peris

El secretario técnico del Real Madrid se ha cubierto de gloria con James

El paso de James Rodríguez por el Real Madrid ha sido un negocio ruinoso.



80 millones le costó al Real Madrid James Rodríguez hace tres años. Fue un capricho del secretario técnico del club, Florentino Pérez, a quien los pelotas de la prensa palmera madridista no se cansan de regalarle elogios. Cuando James llegó, la misma Caverna, el aparato de propaganda de Florentino, lo elevó a los altares y ya pidió para él el Balón de Oro. Ahora se va por la puerta de atrás. Como Higuaín, como Özil, como Di María... Pero con una diferencia. James ha sido un negocio ruinoso para el Real Madrid. Si el Barça se equivoca fichando y traspasando, el Real Madrid igual. O más.

El negocio ruinoso de James Rodríguez

Entre pitos y flautas al Real Madrid le salió James Rodríguez por 80 millones de euros. Esa era la cantidad que Florentino Pérez pedía por él en los últimos días. De hecho, con los traspasos de James y Morata el Real Madrid planeaba ingresar 150 millones para abordar cualquier fichaje galáctico. Mbappé, por ejemplo. Pero la realidad ha despertado a los dirigentes blancos de su sueño. Nadie se acerca a lo que el club pide por Morata y nadie quiso a James en las condiciones que imponía la Casa Blanca. Al final han tenido que agachar la cabeza y medio regalar a la estrella colombiana, la misma que iba a ganar el Balón de Oro vestido de blanco. O eso decían para regalarle los oídos al fenómeno que ideó su fichaje.



El Bayern no ha pagado 80 millones de euros por James. Lo ha dejado en 10. Y, si le gusta, dentro de dos años pagará 35 millones más por él. Es decir, casi la mitad de lo que costó. Y si no le gusta, lo devolverán envuelto en papel de celofán. Una cosa es regalar a Mathieu o a Sandro y otra dejar a precio de saldo a alguien de quien se esperaba que ganara el Balón de Oro.

En todas partes cuecen habas. En el Bernabéu también. El fracaso en la gestión de James Rodríguez ha sido estrepitoso, aunque el aparato de propaganda a su servicio se empeñe en silenciarlo. La realidad es la que es. Sin los ingresos de Morata y James el Real Madrid está condenado a abordar fichajes modestos (Theo, Ceballos) o recuperar cedidos como Vallejo. El tiempo de los galácticos hace muchos años que pasó a la historia y la economía no está para alegrías.


Deja tu Comentario