2017-07-19 09:07 Reportajes Por: Fede Peris

Deulofeu entra en el Barça con mal pie: Su fama de conflictivo le persigue

Su historial en el club está presidido por una constante polémica.



Gerard Deulofeu es, junto a Semedo, el gran fichaje del FC Barcelona para la presente temporada a la espera de alguna incorporación rimbombante. Deulofeu ha vuelto al Camp Nou, aunque no ignora que también podría salir antes de que se inicie la temporada si alguien -por ejemplo el Milan- ejecuta su cláusula de rescisión de 20 millones. 

Deulofeu nunca mostró verdadero interés por regresar al Camp Nou. De hecho, hubiera preferido seguir en Milan, en donde sin Messis, Neymars e Iniestas que entorpezcan su liderazgo estaba llamado a ser la gran figura del equipo después de la experiencia de seis meses de cesión. Y es que la vida de color blaugrana para Deulofeu, un producto genuino de la cantera barcelonista, nunca ha sido fácil.



Exceso de vedettismo a lo Cristiano Ronaldo

Ya en su época de jugador del filial, se compró un coche deportivo en cuanto cumplió los 18 años, algo que no sentó nada bien en el club, que le llamó al orden para que se comportara como un chaval de su edad y no como una estrella galáctica. Poco antes, con 15 años, Deulofeu decidió que quería dejar los estudios, algo que es incompatible con los valores de La Masia. Entre sus padres y el club recondujeron la situación: si no hay estudios no hay gloria, le bajaron una categoría en el club (a los quince años fue enviado a entrenar con los benjamines de ocho) le amenazaron con romper el contrato que acababa de firmar con Nike y hasta hubo conversaciones con la Federación para que no fuera seleccionado para el equipo juvenil de España. Finalmente, Deulofeu aceptó reconducir su situación y las aguas volvieron a su cauce. Los que le conocen de esa época aún recuerdan un amistoso que jugó ante la Damm cuando, al ser sustituido, gritó al banquillo rival: "Luego pasen por el vestuario que les firmo un autógrafo". El club tuvo que intervenir para que se disculpara públicamente.

Ni Guardiola, ni Tito Vilanova, ni Luis Enrique confiaron en él

La cuestión es que Pep Guardiola, que le hizo debutar en el primer equipo, no le dio más alas en su plantilla por la fama con la que venía precedido. Tampoco Tito Vilanova acabó de confiar en él. Luego vinieron las cesiones al Everton, Sevilla y finalmente al Milan, con suerte dispar. Y es que Luis Enrique, que lo tuvo en el Barça en una pretemporada, no quería saber nada de él: en el plano personal su vedettismo recordaba al de Cristiano Ronaldo, algo que siempre ha estado mal visto en el Camp Nou, y tácticamente se mostraba como un jugador anárquico, dispuesto a emplear su innegable talento en funciones ofensivas y mostrando una preocupante dejadez para colaborar en tareas defensivas en beneficio del colectivo. Luis Enrique lo echó del Barça y prefirió confiar en Munir para su posición. "Estos partidos de pretemporada me sirven para saber cómo están los jugadores y tomar decisiones al respecto. Deulofeu es muy ofensivo, pero tiene que mejorar mucho en defensa", dijo Luis Enrique de él. Su respuesta: "El técnico me pide aspectos defensivos. Me cuesta".

Su referente no es Leo Messi

Hace unos meses declaraba en La Gazzetta dello Sport que su referente no es Leo Messi, sino Ronaldinho, en una prueba más de inconsciencia. Apenas una semanas atrás Deulofeu se hacía el remolón ante la posibilidad de volver al Barça y advertía: "lo mío va para largo". Y no fue así, el Barça hizo valer su derecho de recompra por 12 millones y vuelve a vestir de azulgrana. Sus compañeros le miran con recelo, Valverde está avisado y en el club no están dispuestos a tolerarle ninguna salida de tono. Deulofeu está tan dentro como fuera del Barça




Deja tu Comentario