2017-07-20 08:07 FC Barcelona Por: Fede Peris

El problema de celos que se esconde tras la rabieta de Neymar con el Barça

Los Neymar están molestos con el club por las condiciones del nuevo contrato que ha firmado Leo Messi.



Administrar los egos en un vestuario como el del FC Barcelona no es fácil. Y Bartomeu y su junta lo están pagando ahora con la amenaza velada de Neymar de irse de forma inmediata al PSG. Como en el caso de Cristiano Ronaldo, no ha salido de su boca ninguna insinuación de que quiera irse, pero tampoco lo ha negado, lo que da pie a pensar en lo peor.

Neymar no se quiere ir del Barça. Tampoco el PSG y la liga francesa colman sus aspiraciones, pero el interés del club francés, cuyo origen hay que encontrarlo en la vendetta de su presidente, Nasser Al-Khelaiffi, por el intento del Barça de fichar a Verratti, le ha venido muy bien a Neymar para tratar de buscar una mejora en el contrato de renovación que firmó hace apenas nueve meses hasta 2021 y con una cláusula de rescisión que en este momento se eleva a 222 millones,. En el mes de octubre, cuando se produjo la renovación de Neymar, Messi cobrara 26 millones anuales y a él se le arregló el contrato situándolo en 25 millones. Neymar aceptó la diferencia, que era mínima, entendiendo que eso es lo que le separaba de Messi, un millón de euros. Messi es el número uno y él el número dos. Le convenció que Bartomeu le dijera que él era la apuesta de futuro del club y que con el tiempo la situación revertiría a su favor y acabaría cobrando más que Messi.



Neymar está molesto con el trato salarial que ha recibido Messi del Barça

Y Neymar aceptó de acuerdo a este planteamiento. Su mosqueo, especialmente el mosqueo de su padre, llegó cuando tuvieron acceso a las cifras que el club ha movido para la reciente renovación de Messi. No sólo las diferencias en el trato económico de ambos no se recortan, sino que Messi ha conseguido disparar su salario hasta llegar a los 39, 4 millones netos por temporada. Y ahí ha estallado Neymar, que se siente ninguneado y engañado por el presidente Bartomeu. Y ha aprovechado el interés del PSG para hacerse valer, amenazar con su marcha y tratar de buscar un arreglo económico que vuelva a reducir la diferencia salarial que le separa de Messi.

Sin embargo, el FC Barcelona no está dispuesto a hacer más concesiones y el presidente Bartomeu ya ha empezado a hacerse a la idea de que Neymar puede volar en los próximos días. Entre la cúpula directiva del club se ha impuesto la idea de que no se debe retocar el contrato de Neymar y que si quiere irse no tiene más que depositar los 222 millones de su cláusula. No habrá negociación. Y ahora llega el momento de conocer si el órdago de Neymar se limitaba a un simple farol o, efectivamente, el PSG está dispuesto a afrontar una operación de 500 millones de euros con su fichaje. 

Y si todo queda en nada, siempre podrá decir que él nunca dijo que quisiera irse del Barça




Deja tu Comentario