2017-07-28 19:07 FC Barcelona Por: Fede Peris

Neymar monta un show con la complicidad de la directiva

Neymar no se ha dignado a explicar a los socios del Barça nada sobre su futuro, pero sí ha hablado con fines comerciales y muy rentables para su bolsillo.



Apenas unas horas después de pelearse con Semedo y ser placado por sus compañeros para que los puñetazos no llegaran a mayores, Neymar ha montado un show comercial (la pela es la pela) y ha hablado por primera vez desde que empezó la temporada con un fin puramente lucrativo, que de eso se trataba el "pesebre". Neymar no habla para los socios del Barça, pero sí para sus socios comerciales cuando el contrato le obliga a ello. Y el show de Nike en el que presentaba sus nuevas botas ha contado con la complicidad de tres directivos del Barça, Manel ArroyoJordi Moix y Jordi Mestre, dispuestos a hacer bulto y ejercer de palmeros, si era preciso, del futbolista que lleva dos semanas vacilando al club.

Gritos de "pesetero" desde la grada

En el acto promocional Neymar ha abierto la boca por primera vez para decir que está “perfecto” en la tienda de Nike en Miami Beach y que está "contento" por los tres goles que ha marcado en sus dos primeros partidos de la pretemporada en la que posiblemente cerrará su etapa como jugador del Barça ante el Real Madrid.  “De momento, me está yendo bien”, ha dicho. Y para mayor recochineo ha dicho que espera “poder marcar muchos más goles”, sin aclarar en qué equipo lo hará. Más farsa ante la atenta mirada de los tres directivos. Por supuesto, Neymar no respondió a ninguna pregunta sobre su futuro o sobre su intercambio de golpes con Semedo. Sólo concedia respuestas comerciales. Firmó camisetas y pelotas y se fue por donde había venido, dejando el regusto amargo con su silencio de su altercado con un compañero y de su tomadura de pelo a los socios del Barça que hasta hace muy pocas horas le adoraban.



Estaba tan nervioso Neymar, después de su enganchada con su compañero Semedo, que también se encaró en el acta con un empleado de seguridad que le abría el paso. Lleva mjy mal su situación, esepcialmente después de conocer la decepción que ha generado entre los aficionados del Barcelona. En el último partido ante el Manchester United, sin ir más lejos, tuvo que oír gritos de ·"pesetero" en castellano y en inglés desde la grada.

 


Deja tu Comentario