2017-08-04 09:08 Real Madrid Por: Redacción MB

Lo que tiene que aprender Bartomeu de Florentino Pérez

De haber seguido el ejemplo del Real Madrid, el Barça no habría sido humillado por el 'caso Neymar'.



El FC Barcelona vuelve a ser noticia, y otra vez lo es por ser el hazmerreír del fútbol mundial. Parece que en el Camp Nou no tienen suficiente con quedarse sin títulos ni los jugadores a los que aspira fichar -el Real Madrid se le ha adelantado en todas las operaciones recientes-, sino que para más inri han perdido a su único motivo de orgullo en los despachos, Neymar -aunque su fichaje fuera fraudulento-. Sin embargo, Josep Maria Bartomeu podría haber evitado el cataclismo culé y la humillación sufrida a manos del Paris Saint-Germain si hubiera tomado nota de las lecciones magistrales del eterno rival.

Y es que algo como lo que ha pasado con el brasileño nunca llegará a suceder en la entidad merengue siempre y cuando la política 'anti-jeques' de Florentino Pérez siga por el buen camino. Consciente de que sus cracks son los mejores del planeta y que son carne fresca para los petrodólares, el mandatario merengue siempre ha seguido la misma línea para evitar dolorosas 'fugas': poner cláusulas de rescisión prohibitivas, especialmente diseñadas para que ni el más rico de los clubes pueda costearse el fichaje del futbolista, de forma que la decisión de vender siempre recaiga en el Real Madrid.




Las cláusulas 'anti-jeques' de Florentino hubieran salvado al Barça con Neymar

El caso de Cristiano Ronaldo es un ejemplo paradigmático: el portugués tiene una cláusula valorada en 1.000 millones de euros, casi cinco veces superior a la de Neymar. De hecho, CR7 ha sido durante tiempo el objetivo de Al-Khelaifi, que terminó resignándose al no poder disponer de una suma tan grande de dinero. El caso de Karim Benzema y de Gareth Bale, los demás integrantes de la 'BBC', es exactamente idéntico.

Incluso los recién llegados, como Dani Ceballos, ya cuentan con cláusulas prohibitivas. El ex del Betis sólo se podría ir de forma unilateral a cambio de 500 millones de euros, un montante que ningún jeque querrá ni podrá pagar por el joven crack. De esta forma, Florentino se asegura que todas las salidas del club pasen por su filtro. El único punto débil es la voluntad de los jugadores de no renovar, pero no es el caso de Neymar con el Barça, que tenía contrato hasta 2021.