2017-08-21 16:08 FC Barcelona Por: Redacción MB

Sergio Ramos tiene bula: Los árbitros no se atreven con él

El central sevillano tuvo que haber sido expulsado mucho antes por una agresión a Schär



Al principio de la segunda mitad del partido que enfrentó al Madrid con el Depor, Sergio Ramos tuvo que ser expulsado con roja directa por una agresión contra un jugador del Depor. Tras caer Bakkali lesionado y el propio Ramos no tirar el balón fuera con la clara intención de seguir jugando hasta que el árbitro parase el partido, muchos jugadores del equipo de A Coruña se lanzaron a por él para recriminarle la acción. Uno de ellos fue el suizo Schär, quien pegó su cabeza a la de Ramos sin llegar a impactar. El madridista, de sangre caliente, hizo el gesto de apartar la cabeza empujando con su mano sobre la cabeza del suizo.

Schär cayó al suelo y simuló más de lo que debería, algo que hizo que el árbitro no quisiese entrar en acción y saldó con tarjeta amarilla la jugada. Pero la verdad es que Ramos, aun siendo el jugador más expulsado de la historia del Madrid, tiene mucha cuerda con los árbitros. Es un futbolista al que se le permite mucho. Lo de ayer fue una de las pruebas de ello. Y es que se necesita que el de Camas haga 4-5 jugadas de tarjeta amarilla para que acabe saliendo del terreno de juego por orden del árbitro.



Finalmente acabó en los vestuarios

Ya en el tiempo de descuento, el colegiado estimó que Ramos había dado un supuesto codazo a Borja Valle, lo que le sirvió para acabar enfilando antes de tiempo el camino de vestuarios. Desde el Depor se criticó que el futbolista debía haber acabado el encuentro antes, dejando con ventaja numérica a su equipo en un partido que tenía muy cuesta arriba, pero que si el colegiado llega a expulsar a Ramos en la primera jugada, podría haber tenido otro desenlace.

Por su parte, el Madrid va a reclamar que quiten esa segunda amarilla, tras considerar que no era merecida.


Deja tu Comentario