2017-08-30 14:08 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Inglaterra denuncia el cortijo que se ha montado Guardiola en el Girona

Mientras la prensa catalana calla, en Inglaterra ven muy rara la relación del City y el Girona con el hermano de Pep como accionista mayoritario.



Mientras la prensa catalana, históricamente fiel a Pep Guardiola, calla sobre los chanchullos del actual técnico del Manchester City en el Girona, los medios ingleses han levantado la liebre y denuncian el pasteleo que se ha montado Guardiola y su hermano a costa del City en el club recién ascendido a la Primera División española. 

El hecho de que el Manchester City y Pere, el hermano de Pep, hayan comprado el Girona ha levantado muchas suspicacias en Inglaterra, en donde no ha gustado que el técnico catalán haga uso del City para favorecer sus intereses privados como si se tratara de su cortijo particular.



El diario The Guardian se pregunta hoy por la necesidad que puedan tener los propietarios de Abu Dhabi del club citizen ‘citizen’ para fijarse en el Girona y comprarlo, estando por medio el entrenador del club. The Guardian dice que la compra “combinó la fanfarronería de un multimillonario con una inquietante impresión de mantener el negocio en familia. Hubo un acuerdo sin precedentes que presenta muchas preguntas, como la asociación con el agente Pere Guardiola en la adquisición del 88% del Girona”. 

Guardiola se agarra a un vacío legal en la legislación española

El citado medio advierte que la FA tiene un reglamento (E4) que habla de “restricción por conflictos de intereses”, que prohíbe a un club, funcionario o gerente tener “algún interés en negocio o asuntos de un intermediario". Y recuerda que el City está enviando jugadores cedidos al Girona y podría entrar en un conflicto de intereses, dado que la norma dice claramente que “un intermediario no tendrá intereses en un club”, algo que no se cumple en el caso de Pere Guardiola.

Hecha la ley y echa la trampa. Los Guardiola se amparan en que esta normativa rige para clubs ingleses y aquí se trata del Girona, un club que no pertenece a la Premier League y que la legislación española no impide esta actuación, por lo que, aunque no estéticamente, éticamente sí es legal la operación de los Guardiola, que se han quedado con un 44,3% del Girona, lo que explica el constante envío de jugadores cedidos desde Manchester.




Deja tu Comentario