2017-09-17 23:09 FC Barcelona Por: Fede Peris

El árbitro más madridista derrota a la Real Sociedad en Anoeta con otro robo

Iglesias Villanueva Ignoró dos penaltis en el área del Real Madrid y tampoco quiso ver una falta de Mayoral sobre Llorente en el segundo gol madridista.



Sin novedad en el frente. Donde no llega el Real Madrid, ahí está el árbitro para echar una mano. Era lo menos que podía esperarse del colegiado gallego Iglesias Villanueva, el más madridista de todos los árbitros, al menos por el resultado de sus estadísticas, que tras el partido de hoy arrojan un balance de 15 victorias, 2 empates y 0 derrotas en los 17 partidos que ha dirigido al Real Madrid.

Tras el partido de Anoeta, Iglesias Villanueva por estar tranquilo. Su madridismo ha salido a flote también en Anoeta. Ha dado por válido el autogol en propia puerta de Kevin que no debió subir al marcador porque en la elaboración de la jugada en el contragolpe  Borja Mayoral se aprovechó de una falta sobre Diego Llorente, a quien derribó,  que el árbitro, por supuesto no quiso ver. Los jugadores realistas protestaron indignados al árbitro porque vieron, igual que el colegiado, la falta de Borja Mayoral a Diego Llorente. Mayoral y Llorente luchaban en un salto en el centro del campo, el madridista derribó a Llorente y le impidió seguir la jugada y frenar su avance. Mayoral continuó en su carrera ya sin oposición y pudo rematar a puerta para que Kevin introdujera el balón en un rechace desafortunado. 



El árbitro no lo vio. Como tampoco quiso ver los dos penaltis de libro que cometió Theo Hernández. Uno en el minuto 13. El otro, en el 48, momento en el que agarró a Xabi Prieto sin que el árbitro, naturalmente, se enterara de nada. 

Llueve sobre mojado con el Real Madrid, que venía de empatar por los pelos ante el Levante en su casa gracias a un gol de Lucas que llegó precedido de dos faltas de Sergio Ramos sobre el defensa Lerma. Hoy en Anoeta se ha repetido la historia y el Real Madrid ha vuelto a utilizar el comodín del árbitro para ganar. Esta vez el árbitro no podia estar mejor buscado. Con él es imposible que el Real Madrid pierda. Hoy ha quedado claro, clarísimo. 


Deja tu Comentario