2017-09-19 09:09 FC Barcelona Por: Fede Peris

¡Incendio en París! Neymar exige la salida de Cavani del PSG

Neymar es el "amo" del PSG y ordena la marcha de quienes no estén dispuestos a asumirle como líder y ayudarle a ganar el Balón de Oro.



El diario Sport ha levantado la noticia: "Neymar exige al PSG el traspaso de Cavani". Según esta información, la relación entre ambos vive una tensión irreversible y el astro brasileño, ya metido en su nuevo rol de número uno, ha exigido que le saquen de enmedio a quien pueda hacerle sombra y no acepte someterse a su ley.

Neymar ha roto en dos al PSG

Neymar no está dispuesto a ser cuestionado por nadie en su equipo. Quiere ser el Messi del PSG, pero mientras Messi se gana a sus compañeros en el campo con sus excelencias providenciales y en el vestuario con su sencillez, Neymar no ha sido capaz de generarse la simpatía de un buen puñado de compañeros entre los que se encuentra Edinson Cavani, que además no está solo y cuenta con el respaldo de otro sector de la plantilla al que no pertenecen los brasileños ni Mbappé. Queda claro que la llegada de Neymar a París ha roto en dos al PSG y le ha sumido en un auténtico caos en el que el entrenador, Unai Emery, poco cuenta.



Según Sport, Neymar habría llegado a pedir al presidente Al-Khelaifi el traspaso inmediato de Cavani. Si no puede ser en el mercado de invierno, que sea el próximo verano. No soporta la incomodidad de compartir vestuario y equipo con alguien que no asume su liderazgo. Neymar juega con las cartas marcadas. Sabe que después de gastar 222 millones en su fichaje, Al Khelaifi hará exactamente lo que él le diga. Entre otras razones porque no encontraría a ningún club en el mundo dispuesto a pagar 222 millones por un jugador que no está entre los dos mejores del mundo y que, además, es un nido de conflictos. Y el presidente está dispuesto a satisfacer todos sus caprichos para evitar la posibilidad de que reclame su marcha del PSG de forma inesperada.

A Neymar se le ha subido a la cabeza su nueva condición de vedette

A Neymar se le ha subido a la cabeza su condición de nueva vedette de París. Y está dispuesto a jugar fuerte a pesar de que Cavani renovó recientemente su contrato con el PSG hasta 2020. No es el Neymar "escudero" de Messi que se conoció en el vestuario del Barça, el jugador mágico, pero también solidario con el equipo. En París ejerce de tirano absoluto y Al-Khelaifi ya tiembla ante la posibilidad de tener que dar explicaciones a quienes han aportado desde Qatar el dinero para fichar al brasileño, a quienes no les hace ninguna gracia la situación planteada en su club.

Neymar tiene prisa. Quiere desbancar a Messi y Cristiano Ronaldo de su reinado en el Balón de Oro y lo quiere lograr ya. Y para conseguirlo le molestan a su lado los que no estén dispuestos a colaborar con su causa individual. Cavani, por ejemplo.



El drama de Neymar: sus compañeros no le quieren

La aventura de Neymar en el PSG puede acabar como el rosario de la aurora. La estrella brasileña ha perdido la protección de Leo Messi que tenía en el FC Barcelona, en donde nadie le discutía su condición de número dos. Y ahora, como número uno del PSG, que es lo que buscaba, se está encontrando con que sus compañeros no están dispuestos a reconocerle como el líder del equipo. Neymar ya empieza a echar de menos al Barça y a Messi. 

"Igual se cree que es Messi"

"¿Quien se ha creído que es? Igual se cree que es Messi". Así se lo explicó Neymar a uno de sus amigos brasileños del PSG refiriéndose a su compañero de tridente Edinson Cavani. Neymar está enfadado, muy enfadado. Llegó al PSG como el auténtico rey del mambo de ese equipo y ha encontrado más resistencia de la esperada para que sus compañeros le reconozcan como el auténtico lider del grupo. El conflicto de Neymar y Cavani en el PSG-Lyon con el lanzamiento del penalti, que el uruguayo le negó al brasileño, no es más que la punta del iceberg de una situación que describe lo que de verdad está pasando en el vestuario del PSG convertido en un polvorín.

Muchos gallos en el mismo gallinero y una lucha de egos de final imprevisible en la que ni siquiera el entrenador, Unai Emery, se atreve a intervenir. Nadie quiere perder su status ni sus privilegios. Cavani no se siente inferior a Neymar y entiende que no le debe pleitesía para ceder los lanzamientos de falta y de penaltis que hasta ahora le correspondían a él. A favor de Neymar, los brasileños -que son muchos- y Mbappé. A favor de Cavani, con más horas de vuelo en el club parisino, casi todos los demás. El problema es de difícil solución y parece que sólo puede pasar por la desaparición del uruguayo del vestuario parisino. 

Neymar y Cavani no se pasan el balón

L´Equipe se ha entretenido en valorar los pases recibidos por las estrellas del PSG. Mientras que Neymar y Mbappé sólo le dieron cuatro pases entre los dos a Cavani, Mbappé le dio nueve pases a Neymar y éste otros nueve a la joven esperanza francesa. Es evidente que el tridente se rompe por la pata de Cavani, que parece desasistido y aislado en la punta del ataque del PSG. En la primera jornada de liga en Metz, sin Neymar, Cavani recibió 22 pases. En el último partido ante el Olympique de Lyon, con Neymar en el equipo, a Cavani le llegaron 12 balones, la mitad que en la jornada del estreno. 

La relación directa de Neymar y Cavani también ofrece muchos puntos oscuros sobre el césped. En el debut de Neymar ante el Guimgamp, Cavani le pasó 12 balones. En los siguientes encuentros,  frente al Toulouse, Saint-Étienne y Lyon, el brasileño sólo recibió un pase en condiciones del uruguayo. Más datos de L´Equipe sobre el PSG-Lyon: el 24% de los ataques llegaron por el centro (la zona de Cavani), el 41% por la izquierda de Neymar y el 34% por la derecha de Mbappé. El tridente se desmorona y amenaza con ser un tándem en el que sobra Cavani. La relación entre Cavani y Neymar no es mejor fuera de los terrenos de juego. Simplemente se soportan.

Echa de menos a Messi

Neymar echa en falta el buen rollo y la excelente sintonía que mantuvo durante sus cuatro años en el Barça con Leo Messi y también con Luis Suárez. Y ahora Neymar echa de menos a Messi, con quien jamás discutió por el lanzamiento de una falta o un penalti. Es más, Messi le regaló a Neymar muchos lanzamientos que estaban destinados a él, incluso cuando luchaba por el pichichi, desperdiciendo así claras oportunidades de aumentar su cuenta goleadora. Pero Neymar quiso huir del manto protector de Messi y ahora ha descubierto que PSG no es Disneylandia y que el ambiente favorable que disfrutaba en Barcelona se le ha convertido en contrario en Francia. Neymar echa de menos al Barça pero en el Barça más de uno descorchó el cava para celebrar su marcha

 

 


Deja tu Comentario