2017-09-26 19:09 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

¡Robo al Borussia! Otra Champions bajo sospecha

El árbitro de La Décima se ha comido tres penaltis en el área del Real Madrid en la primera mitad.



Asú es como el Real Madrid va a acumulando trofeos y va sumando títulos europeos: diez, once, doce... y los que hagan falta. Con la colaboración del árbitro es muy fácil alcanzar todas las metas y soñar con tripletes y sextetes que ni así, con la ayuda arbitral, ha sido capaz de conseguir jamás el Real Madrid.

Hoy, nueva exhibición de fraude en la Champions League a favor del Real Madrid. Sergio Ramos ha jugado a balonmano dentro de su área pequeña, despejando un balón y ninguno de los cuatro árbitros lo ha visto... o no lo ha querido ver. Un nuevo escándalo del equipo blanco con una leyenda negra que deja retratada su historia. Las manos de Ramos de hoy en Dortmund no difieren mucho de las que se vieron en San Siro en la final de la última Champions ante el Atlético y que sirvieron para darle La Undécima al Real Madrid de forma fraudulenta. La Caverna siguió la estrategia de silenciar la situación, lo que no quiere decir que no se priodujera.



Con las manos de hoy de Sergio Ramos puede pasar lo mismo. Como con la posterior mano de Carvajal dentro del área, aunque en este caso el lateral tenía el brazo pegado al cuerpo. De cualquier forma, si Kuipers llega a pitar penalti en esa acción tampoco habría pasado nada porque el contacto del balón con el brazo se produce. Es de ese tipo de penaltis que se exigen en Madrid cuando el balón da en el brazo de Piqué. Lo mismo. 

Pero ha habido más. Poco después de cometer penalti, Carvajal ha visto como Kuipers le perdonaba la roja al dejar en tarjeta amarilla un derribo a Yarmolenko sin balón. Primero agarrándole y luego zancadilleándole para impedirle seguir una jugada de contragolpe alemán. Otro favor al Real Madrid, que parece que no es capaz de sacar adelante sus partidos sin recurrir al comodín del árbitro. Por cierto, un árbitro amigo. Por algo sería que le eligieron para participar en la fiesta de la final de La Décima. Hoy se ha visto por qué fue el elegido para el día de gloria merengue. Hoy, en Dortmund, más de lo mismo. 

 



 

 


Deja tu Comentario