2017-09-27 19:09 Real Madrid Por: Ricard Cardona

La lección (magistral) de Zidane a Guardiola en Dortmund

El Madrid ganó con autoridad al Borussia Dortmund por 1-3 y con una exhibición de fútbol que Pep no se creería



Atención, Guardiola, la siguiente información puede hacerte entrar en un estadio de trance: el Madrid de Zidane ganó al Dortmund por 1-3, en su estadio, y tuvo menos posesión que el rival. Sí, sí, tal cual. Y lo peor no es eso, Pep, sino que este año ya van tres partidso en los que los blancos no tienen más la pelota que el rival y acaban dando un recital y ganando por 1-3. Ver para creer, Pep.

El Madrid de Zidane sigue a lo suyo, callando bocas a base de goles, fútbol y títulos. Este año, a pesar del irregular inicio en liga, los de Zidane han demostrado que la poesía y los dogmas de la pelota no son más que humo. Tres partidos que a priori se presentaban como partidos complicados para los madridistas pero que el conjunto blanco resolvió de manera eficaz y eficiente. El primero de ellos llegó en el primer partido oficial de la temporada y ante el eterno rival. En el partido de ida ante el Barcelona, el Real Madrid no superó el 38,45% de posesión, sin embargo el resultado fue suficientemente abultado como para dejar una buena impresión en el Camp Nou.



Anoeta y Dortmund, más de lo mismo con la posesión

El segundo partido en el que el Real Madrid no superó a su rival en posesión de balón, fue en la primera final que tenía ante sí. En Anoeta ante una Real Sociedad en alza el conjunto blanco mostró su arma más letal, la efectividad, 49,69% de posesión y 1-3 en el marcador que le valió para sumar tres puntos importantes. A estas alturas, si Pep está leyendo, a lo mejor le ha dado un síncope ya.

Y en el tercer gran partido del año hasta la fecha, en Dortmund y bajo los focos de la Champions más exigente, se repitió la historia. El Real Madrid controló el partido, el resultado y el rival con apenas un 47% de posesión que le valió para ganar por 1-3 y sumar tres puntos importantes en cuanto a la clasificación para octavos de final. Pero no solo es que tuviera más efectividad, es que el equipo de ZIdane dominó el encuentro de cabo a rabo, marcando los ritmos del partido y sabiendo controlar a cada momento el juego. El fútbol, querido Guardiola, es mucho más rico que pasarse la pelota entre defensas para ganar los datos de posesión.

En conclusión, una nueva lección de Zidane a Guardiola que, tras un año y medio en el banquillo de la élite, ya tiene las mismas Champions que el filósofo del fútbol. Zidane a lo suyo, sin grandes alardes, sin dar lecciones de fútbol en rueda de prensa, ha demostrado que el fútbol es blanco.




Deja tu Comentario