2017-09-27 23:09 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Portugal ya sabe lo que es sufrir a los árbitros del Barça

El colegiado rumano persiguió con saña a los jugadores portugueses a los que enseñó 6 tarjetas en una hora.



El estadio Jose Alvalade era un clamor de indignación contra la actuación del árbitro rumano Ovidiu Hategan, que se ha encargado de recordar a los aficionados portugueses que cuado se juega contra el Barça, tanto e  España como en Europa, pueden suceder cosas como las que han ocurrido hoy en Lisboa.

No ha habido expulsiones en el Sporting-Barça de la segunda jornada de la Champions League, aunque pudo haberlas. No ha hecho falta. El colegiado se ha encargado de aplacar los ánimos de los jugadores portugueses y de dar ánimos a los culés masacrando a tarjetas a los jugadores locales. Apenas se había disputado una hora de partido y los jugadores del Sporting ya acumulaban seis tarjetas amarillas mientras que los culés estaban en blanco, cual hermanitas de la caridad. 



El árbitro cortó constantemente el juego del Sporting cuando intentaba trenzar alguna jugada de peligro, aplicaba la ley de la ventaja según su criterio: siempre a favor del Barça, siempre en contra del Sporting. Convirtió un penalti de Piqué sobre Doumbia en tarjeta para el jugador que recibió la infracción, que además, tuvo que abandonar el campo lesionado. La primera tarjeta del Barça, a Semedo, no llegó hasta el minuto 68, mientras que los portugueses jugaban con seis amonestados y adoptando precauciones para evitar la roja en alguno de ellos. Hubo también un penalti a Dost, agarrado por Rakitic de manera clara, tal y como evidenciaron posteriormente las imágenes de TV. Pero era el Barça y cuando uno se enfrenta al Barça ya sabe lo que le puede pasar. Los portugueses no lo sabían. Ahora ya lo saben. Ahora entenderán mejor las quejas que se generan en España contra el trato arbitral de favor que goza el Barcelona. En España y en Europa. 


Deja tu Comentario