2017-09-28 16:09 Real Madrid Por: Redacción MB

El alcance de la lesión de Bale en Dortmund

El jugador ya ha pasado las pruebas médicas que determinarían el alcance de su lesión tras el partido de Champions



Gareth Bale, que no pudo acabar el encuentro que enfrentó al Madrid el pasado martes ante el Borussia de Dortmund, debido a una lesión en el muslo que provocó que Zidane tuviese que cambiarlo después de haber hecho un golazo.

Esta mañana, Bale ha pasado por los servicios médicos del club, donde se le ha dado el diagnóstico. Al jugador se le ha comentado que no tiene ninguna lesion de gravedad, y que tan solo sufrió una pequeña sobrecarga en el muslo, que podría dejarle fuera del próximo partido ante el Espanyol que se jugará el domingo en el Santiago Bernabéu.



Aún tiene que ver cómo evoluciona en las próximas horas, y probarse en el césped para que tanto el jugador, como los médicos como el técnico puedan determinar si estará listo para jugar el domingo o, por el contrario, no podrá hacerlo.

En cualquier caso, se espera que la próxima semana pueda viajar con Gales sin problemas para disputar los encuentros que su selección tiene de cara a la clasificación del Mundial de Rusia.

Bale, de menos a más

El jugador está pasando por un momento dulce de la temporada, y es que, tras el gol que hizo en Dortmund, se marcó un partido de esos que generan aplausos en el Bernabéu. Pero parece que la buena progresión no podrá continuar en la jornada de Liga, y que su afición no disfrutará del buen estado que atraviesa Bale a estas alturas de temporada.



La estadística demuestra que Bale es el futbolista madridista que más participa en los goles del equipo. Con sus tres goles y tres asistencias, el galés está siendo de los más determinantes en esta primera parte de la temporada, donde ha dejado su sello con golazos como el que le hizo ayer al Borussia que servía para abrir la lata del equipo de Zidane.

Con estos números, Bale se está encargando de cerrar las bocas a todos aquellos detractores que tiene desde su llegada al Madrid. Aunque es cierto que se siente más cómodo fuera de casa que en el Bernabéu, Bale está afianzándose como un atacante de garantías y que responde a las necesidades del equipo. Ahora solo falta que en su estadio cambie los pitos por aplausos, algo que parece más difícil, ya que la presión que ejerce la afición puede ser demasiada para Bale.


Deja tu Comentario