2017-09-28 11:09 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

La cara y la cruz del Sporting-Barça: Mathieu y Coentrao

El exjugador del Real Madrid pudo haber enviado al hospital a Semedo con una entrada escalofriante.



Los dos exjugadores del FC Barcelona y del Real Madrid que ahora militan en el Sporting de Portugal, constituyeron para su equipo la cara y la cruz en su enfrentamiento ante el Barcelona en la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions League.

El ex jugador del FC Barcelona sorprendió gratamente y mostró el nivel que se le supone a un futbolista que ha militado en la plantilla barcelonista durante tres años sin más problemas que competir con jugadores de mayor calidad en su posición. Mathieu fue el mejor jugador del Sporting de Portugal ante el Barça. Aportó técnica, criterio y fortaleza física encargándose personalmente de que Leo Messi no le hiciera un roto a su equipo con tres intervenciones salvadoras en las que su rapidez le permitió sacar tres balones a Messi en el último momento que iban directos a gol.



Mejor en su faceta profesional que en la personal. El FC Barcelona le concedió la carta de libertad para que pudiera forrarse con su último gran contrato y renunciando a recuperar parte de la inversión ruionosa realizada por él, y su respuesta ha sido rajar contra el presidente del Barça y su director deportivo, menospreciando a sus excompañeros, entre los cuales no se encuentra ni un solo amigo después de tres años de convivencia. Sin embargo, hay que admitir que su actuación anoche frente al Barça fue impecable.

Coentrao, la cruz del partido

Otroa cosa fue la lamentable actuación de Fabio Coentrao, ex jugador del Real Madrid del que hace años ya se habla como de un "ex jugador". El pasado año, como miembro de la plantilla del Real Madrid, apenas fue utilizado por Zidane. Seguramente la incipiente barriga que lucía tuviera mucho que ver con la decisión del técnico. Lo cierto es que el club blanco se lo sacó de encima y anoche saltó al terreno de juego con furor antibarcelonista, seguramente inoculado durante sus años de estancia en el Bernabéu. Y ya desde la primera jugada fue a por Sergio Roberto, con quien seguramente debía tener alguna cuenta pendiente, porque la tomó con él con dos entradas de roja directa que el árbitro ni se dignó a amonestar.

Al colegiado rumano no le quedó más remedio que sacarle la tarjeta amarilla en el minuto 26 después de una entrada sobre Semedo de comisaría directamente. Una entrada con intención de hacer daño, clavándole los tacos en el empeine. Menos mal que Semedo es paisano y posible compañero de selección de Coentrao (si es que aún se acuerdan de él en su selección). Lo cierto es que Semedo pudo haber salido de Alvalade en camilla y directo al hospital. 



Su entrenador, en vista de las locuras que Coentrao estaba protagonizando, optó por sacarlo del campo para evitar males mayores.

 


Deja tu Comentario