2017-09-28 18:09 Real Madrid Por: Ricard Cardona

Lo que opinan en el vestuario del Madrid sobre el Barça

Los jugadores de Zidane tienen claro que el juego del Barcelona no está a la altura de la suerte que están teniendo



En el vestuario del Madrid no andan nada preocupados. Y menos, después del tostón de partido del Barça anoche en Lisboa contra el Sporting. Precisamente, tras la exhibición blanca en Dortmund, gran parte de los jugadores del Madrid pasaron la noche viendo al eterno rival y, a pesar de la victoria azulgrana, se fueron muy tranquilos a dormir. Lejos de dar miedo, los de Valverde no son más que el vivo reflejo de la suerte y la famosa flor. El equipo de Valverde demostró unos problemas tremendos para poder ganar ante el débil Sporting y solo pudo hacerlo con un gol en propia puerta, algo muy habitual.

El bajón de Messi

Otra de las cosas que más comentaron entre los jugadores mediante conversaciones telefónicas via Whatsapp fue el papel de Messi. El argentino sigue con ese aura de jugador intocable al que se le perdona todo. Desde el vestuario blanco tienen claro que al azulgrana se le endiosa a la mínima mientras que cuando hace partidos lamentables como el de anoche, nadie dice nada. Todo lo contrario que con su compañero Cristiano, que a pesar de dar una nueva exhibición en Dortmund, parece que todavía tenga que demostrar algo.



Goles en propia

El Barcelona volvió a ganar con lo justo en Lisboa y lo hizo con otro gol en propia puerta. Y ya van cuatro en este inicio de temporada, además, goles importantes. En Girona ganaron con dos goles en propia y anoche volvieron a repetirlo. Una suerte increíble para un equipo cuyo juego depende demasiado de la suerte en los rebotes y errores del rival. En el vestuario alucinan con la fortuna azulgrana, aunque son conscientes de que tiene fecha de caducidad.

Persecución arbitral

Y finalmente, cómo no, las ayudas arbitrales. Los colegiados también son motivo de indignación en los grupos de Whatsapp de los jugadores. Anoche, una vez más, los rivales de los azulgranas parecían tener un reglamento distinto. El colegiado del encuentro acribilló a tarjetas a los portugueses, mientras que a los catalanes se les permitía todo. Es una sensación muy implantanda en el vestuario blanco, que los jugadores del Barcelona tienen barra libre mientras sus rivales son amonestados a la mínima. Eso es algo, por ejemplo, que han podido sufrir en sus propias carnes los blancos en la Supercopa.


Deja tu Comentario