2017-10-02 22:10 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

Mañana puede acabar la historia de Piqué con la selección

Piqué ha viajado a Madrid con la idea de poner fin a su carrera como internacional si no se siente aceptado en la selección tal y como es.



Gerard Piqué ha abandonado hoy a mediodía Barcelona para dirigirse a Madrid atendiendo a la llamada del seleccionador Julen Lopetegui para quedar concentrado en Las Rozas de cara a afrontar los dos próximos compromisos de la selección española ante Albania e Israel. Piqué, que ya ha hablado con dos miembros de la Federación Española, tiene muy clara su posición y ha viajado a la capital de España contemplando la posibilidad de poner punto y final a su presencia en La Roja.

Piqué pondrá condiciones para seguir en La Roja

Piqué no quiere estar en donde no le quieren y desea que tanto la Federación como el seleccionador como sus compañeros le demuestren que están con él. No está en la selección por patriotismo, aunque se pueda sentir más próximo a ella que otros jugadores como Diego Costa, por poner un ejemplo; ni por dinero -ha acumulado mucho más de lo que puede necesitar el resto de su vida-. Piqué, como manifestó ayer al término del partido FC Barcelona-Las Palmas tiene pasaporte y DNI español y si eso no cambia, entiende que su selección es la española.



Y no está dispuesto a dar un paso atrás ni a renegar de sus firmes convicciones sobre Cataluña. Si eso lo entienden la Federación, el seleccionador y sus compañeros, seguirá en La Roja, como anunció hace unos meses hasta el Mundial de Rusia. Y si alguien piensa que su presencia en el grupo es distorsionadora y puede romper la convivencia, fundamentalmente por el rechazo que genera su imagen fuera de Cataluña, está firmemente decidido a poner punto y final a su carrera como internacional sin perder la compostura. Lo entenderá y se irá.

Piqué está muy afectado por las escenas que se vieron ayer en Cataluña

Piqué sabe que esta vez hay algo más contra él que lo que ocasionó su mención irónica a Kevin Roldán. Esta vez él ha votado en un referéndum demonizado en territorio español y es consciente de que eso le puede pasar factura. Sabe que, por ejemplo, Sergio Ramos está indignado con él porque sus ideas políticas son opuestas. Eso para él no supone ningún problema, pero si sus ideas y su posición en torno al problema catalán (aún está por llegar el día en que se manifieste a favor de la independencia) van a suponer deseztabilización para la selección cada vez que juegue con España, lo entenderá y se irá.

El central azulgrana está muy afectado por las escenas de violencia que se vivieron ayer en Cataluña y no va a ofrecer la menor resistencia para hacer las maletas y dejar la selección a la menor insinuación que sobre sus ideas políticas reciba desde dentro de la selección. Los silbidos de los aficionados le dan igual, pero tiene decidido que sólo seguirá si es aceptado plenamente, como es, en el seno del grupo de Lopetegui. Está muy sensibilizado por la situación política que se vive en Cataluña y España y muy predispuesto a lanzar la toalla si le pinchan.



Esta tarde hablará sobre el tema con Julen Lopetegui. Mañana está prevista una cumbre con él, el seleccionador y la cúpula directiva provisional de la Federación. Del tono y las maneras de esa reunión depende el futuro de Piqué con La Roja. Según como vayan las cosas, mañana podría ser el último día como integrante de la selección española.  

 

 


Deja tu Comentario