2017-10-03 17:10 Real Madrid Por: Ricard Cardona

Se masca la tensión entre Piqué y los madridistas de La Roja

La relación entre el catalán y los jugadores del Madrid cada vez está más cerca de estallar



La situación en el Selección Española cada vez es más tensa. La relación entre el vestuario y Gerard Piqué comienza a adquirir tintes cada vez más crispados y lo cierto es que desde la Federación temen que explote en cualquier momento. La realidad ahora mismo es que el ambiente es frío y tenso, prácticamente ni se hablan gran parte de los jugadores con Piqué. Se espera que haya algún tipo de mensaje desde algun implicado para tomar una decisión.

Por el momento, la idea es intentar tranquilizar las aguas lo más posible. El capitán, Sergio Ramos, esquiva el tema para no entrar en discusiones de forma pública. Desde gran parte del vestuario de La Roja, sobre todo, el sector madridista, esperan y desean que él mismo decida dejar la selección. A pesar de ello, no cuentan con que lo haga a corto plazo y eso les genera ansiedad y tensión.



La tensión con Piqué crece

La actual convocatoria de la selección española de fútbol se ha visto completamente asaltada por la polémica del intento de referéndum el 1-O en Catalunya y las posteriores declaraciones de Gerard Piqué, atacando al estado español. Como no podía ser de otra forma, Piqué fue abucheado en el primer entrenamiento de Las Rozas y, entre la prensa, había el morbo evidente de una contundente respuesta de los madridistas a Gerard, no llegó…

La situación es de absoluto desgaste, siempre con el mismo personaje como protagonista. Cuando no es una cosa es por otra, pero siempre aparece Piqué. La reacción de Isco Alarcón cuando le preguntaron, en un acto publicitario, acerca de Piqué, el referéndum y los pitidos: “Bah, paso”, es de lo más evidente. Algo así sucedió en el reencuentro de los madridistas y el central catalán: están cansados.

Sergio Ramos, Nacho Fernández, Marco Asensio e Isco Alarcón se mantuvieron al margen en Las Rozas de Gerard Piqué. La tensión se cortaba en el ambiente con un cuchillo, y fue Julen Lopetegui el que más conversó con el defensor del FC Barcelona. La realidad es que la tensión en el seno interno del combinado nacional es más importante que nunca. No es que los jugadores  tengan nada en contra de Piqué, pero sí están cansados de sus continuos escándalos, fruto de un egoísmo desenfrenado.




Deja tu Comentario