2017-10-03 17:10 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Sergio Ramos se pone en contra de Piqué para forzar su marcha

Las últimas reacciones de Piqué han decidido a Sergio Ramos a alentar la marcha del central culé de la selección.



Sergio Ramos no ha respondido a ninguna de las provocaciones de Gerard Piqué referidas al referéndum ilegal porque se lo ha prohibido la Federación, según desveló anoche la Cadena Cope. Pero no ha sido por falta de ganas. El capitán madridista considera que Piqué ha superado todas las líneas rojas de la prudencia y que ya no existe la más mínima posibilidad de reconducir la situación. El hecho de que vestido con el uniforme de La Roja y en la concentración de la selección se haya dedicado a retuitear mensajes ofensivos contra el Gobierno de España ha sido definitivo para Sergio Ramos, que ya no se oculta y prefiere ver a Piqué fuera y no dentro de la selección.

Hasta ahora se toleraban, pero el referéndum ilegal catalán ha interpuesto un muro insalvable entre Gerard Piqué y Sergio Ramos y entre los dos bandos que representan. A Piqué le defienden, aunque si mucha vehemencia sus compañeros del Barça y los ex que siguen acudiendo a la selección. A Sergio Ramos le secundan todos los demás, menos los novatos, que prefieren no mojarse. Se trata de una lucha desigual en favor del madridista en la que llueve sobre mojado. Ramos lleva años tratando de resolver la situación lanzando avisos al propio Piqué para que modere su lenguaje provocativo. Y ha intercedido ante Del Bosque primero y Lopetegui después para que mediaran en la situación con el fin de calmar al central azulgrana. Todo han sido buenos propósitos, esfuerzos baldíos.



Sergio Ramos está harto y da a Piqué por imposible

Y Sergio Ramos ya está harto. Está harto de que Piqué restriegue a los demás por la cara ideas políticas que ni comparten ni desean discutir. Y está harto de que por culpa de Piqué la selección española tenga que vivir en un ambiente de tensión, casi prebélico, por culpa de las provocaciones de Piqué que los aficionados no olvidan. Hubo un tiempo en el que Sergio Ramos se ofreció para intentar reconducir la situación, pero ya ha arrojado la toalla porque ha descubierto que es el propio Piqué quien no tiene interés en solucionar el tema y se muestra feliz y contento afrontando un clima de frustración contra él. Y Ramos no está dispuesto a jugar a eso.

No va a hablar porque así se lo han pedido desde la Federación, pero esta vez Sergio Ramos, ejerciendo de capitán de la selección y del Real Madrid, sugerirá en privado a Piqué que lo mejor que puede hacer, si no muestra un propósito de enmienda, es abandonar la selección y dejarles a todos tranquilos. El capitán ha recogido el sentir general del grupo que sostiene que el protagonismo negativo que acapara Piqué en cada convocatoria de la selección repercute en contra del grupo. Y no le va a defender más. Tampoco le va a atacar en público, pero en privado le dirá a la cara -si no se lo ha dicho ya- cuatro cosas que no deberá olvidar nunca. Por ejemplo, que mientras se está en la convocatoria de la selección no se pueden colgar tuits contrarios al gobierno de España y favorables a la ruptura de su unidad a través de la independencia de Cataluña, y que cuando juegue con la selección catalana ya tendrá tiempo de hacer lo que le plazca.


Deja tu Comentario