2017-10-04 16:10 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

El rencoroso Arbeloa se pone el traje de icono contra Piqué

Arbeloa muestra su deseo de que no desaparezca el ambiente hostil contra Piqué en la selección buscando su minuto de gloria a costa del central blaugrana.



En un momento difícil, con los ánimos caldeados y la crispación en el ambiente, Álvaro Arbeloa, simplemente un ex, ha querido vivir su momento de gloria a costa de Gerard Piqué aportando su granito de arena al mal rollo en forma de rencorosa respuesta. Si Arbeloa se ha propuesto convertirse en el icono del madridismo desde ese puesto al que aspira de portavoz del club de sus amores, va bien encaminado. Seguramente por ahí hay que entender el odio que destila en sus palabras.

Arbeloa, el simple conocido de Piqué

A estas alturas Arbeloa ya no engaña a nadie. Tiene mucho odio acumulado. Le tocó vivir como segundón la época gloriosa del Barça de Guardiola, encadenando tripletes y sextetes, mientras él perdía con Mourinho y presumía de una Liga y una Copa en tres años de dominió aplastante barcelonista. En esa época aún iba a la selección, pero ante tanto campeón junto no daba la talla para seguir allí y dejó de ir porque se supone que a la selección deben ir los mejores. Y ni olvida ni perdona. Especialmente a Piqué, que un día negó que Arbeloa fuera su amigo dejándolo en un "simple cono-cido". 



A Arbeloa se le revuelven las tripas con Piqué y con todo lo que huela a Barça y catalán. Muy respetable todo ello. Y ahora ha valorado negativamente la rueda de prensa pacificadora de Piqué con unas ganas irrefrenables de que se imponga la paz en la selección, porque lo que él quiere y desea es que la gente siga silbando e insultando a Piqué y prosiga el ambiente de crispación que tan bien han organizado hasta ahora contra el central barcelonista los medios radicales del Real Madrid, los amigos de Arbeloa. Lo necesita para ser feliz. Y a los que le siguen, los radicales, naturalmente, les ha enviado instrucciones en su ya conocido discurso anti Barça negándole a Piqué la paz en la selección y reavivando las brasas echando gasolina al fuego. Le echa en cara Arberloa a Piqué que "quien siembra vientos recoge tempestades". ¿Lo dirá por él? No queda claro. ¿Puede Arbeloa pedir respeto para él con el historial de tonterías que le precede? 

La respuesta de las redes sociales contra Arbeloa ha sido brutal. Su oportunismo lo pone fácil. Quien seguro que no le contesta es Piqué. ¿Para qué? No le entendería.

 




Deja tu Comentario