2017-10-09 17:10 Real Madrid Por: Fede Peris

Si hay independencia de Cataluña, adiós nou Camp Nou

Con la independencia de Cataluña las estrellas se fugarían, desaparecerían los derechos de TV y la aportación de los patrocinadores, y la obra del nou Camp Nou sería innecesaria.



328 millones es el prespuesto inicial de las obras de remodelación y ampliación del Camp Nou, que ya deberían haberse iniciado el pasado verano y que sufren un retraso de un año respecto a las previsiones anunciadas por Bartomeu. Lo que no dicen en el Barça, tan partidarios como son de la independencia de Cataluña, es que si el equipo azulgrana deja la Liga española, el Camp Nou se quedará como está. No habrá dinero ni para hacer obras ni para retener a unas estrellas que no tendrán contra quién jugar.

Se irán las estrellas y no habrá dinero ni necesidad de ampliar el Camp Nou

La Ley del deporte lo explica con claridad y Javier Tebas lo está repitiendo hasta la saciedad, como aviso a navegantes, aunque parezca que nadie quiera escucharle en el Barça. Si hay independencia de Cataluña, el Barça quedará excluido de la Liga española y de cualquier otra Liga... a no ser que acepte incribirse en la quinta división de la Premier League, por ejemplo, y ganarse en cinco años el derecho de estar entre los grandes de la competición inglesa, en el improbable caso de ser aceptado, porque los equipos escoceses tienen prioridad. Lo cierto es que con el Barça fuera de LaLiga y, paralelamente de la Champions League, las estrellas actuales, de forma inevitable se fugarán (de hecho Messi está retrasando el anuncio de su renovación hasta que pueda confirmar que podrá seguir jugando contra el Real Madrid en España y contra los grandes de Europa en la Champions). 



La fuga de cerebros conllevaría una quiebra económica del club que haría inviable afrontar el coste que supone la remodelación del Camp Nou sin los ingresos de los derechos televisivos de la Liga y la Champions League, que también contribuye con sus premios a cubrir el presupuesto del club azulgrana. Además los patrocinadores se echarían atrás ante el descenso evidente del nivel de competitividad del Barça en una Liga que sería menor. El Barça tendría que adaptarse a su nueva situación y ajustar su presupuesto al de sus rivales (Espanyol, Girona, Nastic, Lleida, Figueres o Sant Andreu). Y habría que ver si entonces el Camp Nou se llenaría, como sucede ahora, por lo que la obra faraónica proyectada por Bartomeu quedaría olvidada en el baúl de los recuerdos.


Deja tu Comentario