2017-10-13 12:10 FC Barcelona Por: Fede Peris

El espectacular dato histórico que beneficia al Barça

El Barcelona de Valverde puede batir el récord de mejor inicio, pero ya ha batido uno más espectacular



Las siete victorias de este inicio de temporada del Barcelona de Valverde han llegado acompañadas, dicho sea de paso, de una pizca de suerte. La suerte que hace que en siete partidos, los azulgranas ya hayan conseguido hasta tres ocasiones la portería rival con la colaboración de un rival. Algunos más importantes que otros, pero tres goles en propia puerta en tan pocos partidos es algo muy poco habitual. SIn embargo, parece que el club azulgrana no es ajeno a esta suerte históricamente.

El bético Tosca en el debut ligero y los gironeses Aday e Iraizoz han puesto su granito de arena para que el Barça sea el actual líder. En Champions, Coates certificó la victoria azulgrana ante su Sporting CP (0-1). Esta situación, si bien es excepcional por el elevado número de goles anotados, no es sorprendente históricamente. De hecho, según datos que recoge el diario Marca, el conjunto catalán es el equipo que más veces ha sido gratificado por sus rivalesHasta en 117 ocasiones ha contado el Barcelona con un gol en propia meta del rival, según se extrae del estudio de José Antonio Ortega Ruiz.



Los goles en propia, suerte dispar para el Atlético-Barça

El estudio, publicado en el último número de los Cuadernos de Fútbol, la publicación mensual de la institución CIHEFE, el Centro de Investigación de Historia y Estadística del Fútbol Español; recoge datos de lo más curiosos sobre los goles en propia. Veremos si ante el Atlético de Madrid, en un duelo de lo más complicado, la suerte sigue de lado de lso azulgranas. De hecho, el equipoi del Atlético de Madrid es, según este estudio, de los que peor lleva esta suerte. Los colchoneros son de los equipos que más goles se meten.

Teniendo en cuenta el arranque extraordinario del Barcelona en este aspecto y del tradicional mal fario de los colchoneros, faltará por ver si la estadística se acaba prolongando mañana. Siempre nos quedará decir aquello que decía Pepe Domingo Castaño: Él no quería.


Deja tu Comentario