2017-10-16 11:10 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

Claudio Bravo arruinó su vida el día que decidió salir del Barça

Cuestionado en chile, en donde era un héroe, Claudio Bravo está siendo ninguneado en el Manchester City.



El portero chileno Claudio Bravo no soportaba que durante su época de jugador del FC Barcelona el entrenador Luis Enrique le valorara al mismo nivel que a Ter Stegen y alternara a ambos en la titularidad del primer equipo barcelonista, que con Bravo y Ter Stegen vivió una época dorada logrando el triplete, entre otros grandes objetivos.

Una vida llena de desgracias desde que se fue del Camp Nou

A Claudio Bravo le sabía a poco jugar solamente los partidos de LaLiga para que su compañero Ter Stegen defendiera la portería del FC Barcelona en la Champions League y la Copa del Rey. Él  jugaba más partidos, pero no era suficiente. Lo quería todo. Y se fue al Manchester City en busca de la gloria que se le negaba en el FC Barcelona. Y en Manchester, a las órdenes de Pep Guardiola, no sólo no ha encontrado la gloria buscada sino que ha sido degradado y condenado a la suplencia en todas las competiciones. Bravo, que llegaba a Manchester a sustituir a Joe Hart, un mito del fútbol inglés expulsado por Guardiola del City, se encontró un ambiente adverso contra él que no ha sido capaz de superar y ahora malvive en el banquillo del Etihad Stadium mientras las cosas no le van mejor con su selección, en donde hasta hace un par de años era un héroe.



Bravo tuvo buena parte de responsabilidad en el 3-0 de Brasil a Chile que dejó a La Roja fuera del Mundial. Las críticas han arreciado y la mujer del ex portero del Barça, Carla Pardo, salió a defenderle acusando a los demás: "cuando se ponen la camiseta tiene que ser con profesionalismo. Yo sé que la mayoría se pelaron el culo, mientras otros se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban. A quien le quepa el sombrero que se lo ponga y que se deje de andar llorando. Porque ahora es un país entero el que llora".

"Bravo no era un santo y su familia sale dando cátedras de ética"

Un jugador de la selección chilena que ha preferido mantenerse en el anonimato, ha respondido en el diario Mercurio: "Él no era un santo y su familia sale dando cátedras de ética, lo que no es aceptable. Las cosas de la interna son de la interna", ha dicho este futbolista que ve en la actitud de Claudio Bravo y su entorno "un acto de traición". 

La vida profesional le ha dado un revés a Claudio Bravo: cuestionado en su país, ninguneado en su club. Abandonó la comocidad de Barcelona, en donde era respetado, quiso volar en solitario y se ha estrellado.




Deja tu Comentario