2017-10-17 21:10 FC Barcelona Por: Fede Peris

¡Otro escándalo! El árbitro vuelve a ser el mejor jugador del Real Madrid

El árbitro Szymon Marciniak ha llevado en volandas al Real Madrid: Un penalti no pitado en el área madridista, un penalti que no era en el área inglesa y, una vez más, expulsión perdonada a Cristiano Ronaldo.



Con el Real Madrid ya llueve sobre mojado. En España y en Europa. Quizá por eso, a Pochettino no le ha sorprendido la actuación del colegiado polaco Szymon Marciniak, que se ha encargado con sibilino disimulo de poner en franquicia un partido que se le estaba poniendo cuesta arriba al Real Madrid. Lo de siempre, aunque no por conocido deja de sorprender. 

Otra lamentable agresión de Cristiano que queda impune

El inclito Szymon Marciniak, el Mateu Lahoz del arbitraje polaco, el amigo del Real Madrid, ha ofrecido un recital de ayudas al equipo blanco que ha satisfecho a la parroquia blanca, que especialmente en Europa, empieza ya a acostumbrarse a jugar sus partidos en el Bernabéu con 12. Hoy Szymon Marciniak ha sido de nuevo el mejor jugador del Real Madrid. Al menos el más efectivo. Con el empate a cero inicial ha tapado un penalti de libro en el área blanca por derribo escandaloso de Casemiro a Llorente



Pero ha habido más. En el minuto 42 ha puesto orden en el marcador poniéndole el balón a Cristiano Ronaldo en el punto de penalti para que lo ejecutara y ampliara así su leyenda de maravilloso goleador... de penalti. Ahora ya puede sacar pecho el portugués con su golito ante el Tottenham, gol que ha llegado de un penalti inexistente de Aurier a Kroos que sólo ha visto el árbitro. Pero así se escribe la historia del Real Madrid y de Cristiano Ronaldo. Y entre el penalti no señalado en el área del Real Madrid y el sí señalado en el área de Tottenham, ha llegado la jugada patética de Cristiano Ronaldo que le deja retratado.

Después de una selección de sus mejores gestos en forma de rabieta tras estrellar un balón en el poste, la vedette portuguesa ha regalado al personal del Bernabéu y a los que veían el partido por TV con una escandalosa agresión a Vertonghen, una más en su amplio historial de acciones sucias sobre un terreno de juego. Y, como suele ser habitual en este tipo de situaciones cuando las protagoniza Cristiano Ronaldo, al árbitro se le ha encogido el brazo y ha optado por enseñarle la tarjeta amarilla cuando la acción era de roja directa. Cristiano soltó el brazo sin balón sobre el defensa del Tottenham y lo derribó sin que el árbitro se atreviera a impartir justicia.

Total: un penalti a favor que no fue, un penalti en contra que no se pitó y otra agresión de Cristiano Ronaldo que queda impune. Promedio. Tres acciones decisivas que han marcado el pírrico empate del Real Madrid en casa. Uno más. Queda claro que este equipo hace aguas, que a este paso ni siquiera va a llegar a comenzar el ciclo que se le pronostica, que el Bernabéu es ahora un campo chollo para los rivales... Pero mientras los árbitros sean como el de hoy, el Real Madrid no tiene nada que temer.



¡Y se quejan!


Deja tu Comentario