2017-10-18 19:10 Real Madrid Por: Ricard Cardona

Heynckes acaba con el legado de Guardiola en el Bayern

El entrenador del Bayern ha dejado claro que en el club se va a imponer su criterio



Hace poco que Jupp Heynckes se ha hecho cargo del vestuario del Bayern de Munich pero el alemán ya ha dejado claro quién manda. Si hacía pocos meses el grupo era un polvorín debido a diferentes capítulos vividos con Carlo Ancelotti, la realidad es que el veterano entrenador ya ha dejado claro al vestuario que con él, las cosas van a ser muy diferentes.

Un vestuario donde era habitual la impuntualidad, el desorden y las quejas y las broncas, según SportBild, ahora será un vestuario de verdad. La mano blanda del técnico italiano pasó factura al equipo alemán el curso pasado y el inicio de este no iba por mejor camino. Es por ello que la directiva bávara tomó la decisión de despedid a Carletto y poner mano dura de la mano de Heynckes. 



Las medidas correctivas del técnico alemán se basan en cinco fundamentos disciplinarios recogidos por el diario AS: 

Prohibición del móvil

Según el periódico alemán, con Carlo Ancelotti era común que los jugadores usasen el móvil con asiduidad. En la sala de estar, en las camillas de masaje, mientras comían… Esto se ha acabado. Heynckes ha prohibido el móvil dentro del vestuario en busca de que mejore la comunicación entre los jugadores. Sebastian Rudy lo confirmó aunque aseguró que no era una prohibición absoluta.

Puntualidad

Si con Ancelotti era una medida más mucho más laxa, con Heynckes las cosas han cambiado. El entrenador alemán, según explica Sport Bild, le da una gran importancia a ser puntual ya que lo considera “una muestra de respeto a los demás”. Según explican en el diario alemán, la puntualidad es importante como muestra de respeto pero también para que el entrenamiento se pueda llevar a cabo, ya que exige un calentamiento más largo y más intenso que en las prácticas de Ancelotti.



Limpieza

Aunque todos los jugadores de la plantilla del Bayern vivan en la élite absoluta del fútbol, Heynckes quiere que recuerden de donde vienen y que mantengan la humildad y para ello ha obligado a que sean los propios jugadores los que limpien el vestuario después de cada entrenamiento. Les obliga a ser cuidadosos y ordenados. 

No a los ‘clanes’ dentro del vestuario

Heynckes lo tiene claro: quiere un grupo unido y un buen ambiente en el vestuario. Para facilitarlo, ha pedido que no se creen clanes. El entrenador, según explica Sport Bild, entiende que los jugadores que se entiendan en el mismo idioma (por ejemplo, los españoles Thiago, Javi Martínez o Bernat) hablen más entre ellos pero Heynckes no va a permitir que se creen pandillas que dificulten la cohesión del equipo, una de las prioridades del preparador alemán.

Comida obligatoria en Säbener Strasse después de entrenar

Otro de los cambios más importantes de Heynckes es que,ahora, la comida en la ciudad deportiva después de entrenar será obligatoria y esto tiene dos intenciones claras: mejorar la cohesión del equipo y controlar la dieta de todos los jugadores. Eso sí, Sport Bild explica y Sebastian Rudy refuta que Heynckes es estricto pero justo y no se plantea poner multas monetarias si estas reglas se incumplen. La prioridad es establecer una relación de confianza mutua con sus jugadores.


Deja tu Comentario