2017-10-23 20:10 Prensa Merengue Por: Fede Peris

Lo de Josep Pedrerol en el programa Jugones es muy grave

Los 4,5 centímetros del gol de Deulofeu son muy graves. Los 57 centímetros del gol de Luis Suárez en Sevilla, sólo una anécdota.



Ha dicho Josep Pedrerol, el telepredicador que nos adoctrina desde el púlpito de Atresmedia y nos abduce para que rechacemos cualquier fe que no sea la de Florentino Pérez y el Real Madrid, que "lo del Camp Nou fue muy grave". Y tiene razón. El gol de Deulofeu que abrió la cuenta blaugrana del Barça-Málaga del sábado fue un error muy grave del árbitro que favoreció al Barça. Pero poca cosa comparada con el error del propio Josep Pedrerol y su visión interesada del fútbol.

Oído en el solemne editorial de Josep Pedrerol del programa Jugones: "El árbitro perjudicó gravemente al Málaga. Y Benefició claramente al Barça. Hay que hacer algo. El asistente está a más de 40 metros del balón. Y el árbitro está tapado por tres futbolistas. No pueden verlo. La Federación debe ponerse las pilas. El VAR, el ojo de halcón o el juez de meta. Lo que sea"... "Hay que evitar que se manipulen resultados. No hace falta que se metan a analizar si es penalti o no lo es. Eso ya depende de la interpretación. Pero, que intervengan en lo que es demostrable. Los goles fantasmas y los balones que sobrepasan la línea de fondo. Lo del sábado es muy grave. Pues, habrá que hacer algo. El fútbol es muy grande, que lo cuiden. En España tenemos a los mejores futbolistas. Y por desgracia, a la peor Federación".



El reparto de gravedades de Josep Pedrerol es muy preocupante

Josep Pedrerol, palmero aventajado de Florentino Pérez, rompe una lanza a favor del sumo presidente y en contra de los árbitros precisamente en un momento en el que han pillado al presidente del Real Madrid volviéndose a quejar de los árbitros ante el presidente accidental de la Federación. Toda colaboración con la causa siempre será poca, debe pensar Pedrerol, lanzado a tumba abierta a satisfacer al más ilustre y ferviente de sus seguidores. Pues sí. Lo del sábado en el Camp Nou fue muy grave. Tuvo 4,5 centímetros de gravedad según hemos podido saber en otro de sus programas de exaltación madridista, El Chiringuito. Pero no fue tan grave como lo del Benito Villamarín la temporada pasada, cuando el colegiado Hernández Hernández no quiso dar como válido el gol que logró Luis Suárez a pesar de que su disparo había rebasado en 57 centímetros la línea de portería. Es decir, el gol anulado a Luis Suárez fue 12,6 veces más grave que el tanto no anulado a Deulofeu. Por los centímetros y por lo que supuso: Liga perdida para el Barça y Liga ganada para el Real Madrid.

Efectivamente, el Barça se jugaba la Liga en el Benito Villamarín metido de lleno en un codo a codo con el Real Madrid. Esta vez se enfrentaba el Barça en casa al colista. Y cuesta pensar que un equipo que se presentó en el Camp Nou con con un bagaje de un empate y siete derrotas pudiera dar la campanada ante el líder enrachado que presentaba una estadística simétricamente contraria: un empate y siete victorias. Ese error arbitral no le va a dar la Liga al Barça, entre otras razones porque hubo otro gol. El error de Hernández Hernández en Sevilla, 12, 6 veces más grave, sí se la quitó.

Informaciones sesgadas, tendenciosas y partidistas

Y aquí entra Pedrerol. Ahora se escandaliza porque entiende que errores arbitrales como el del sábado manipulan la competición. Esto, dicho por uno de los más grandes manipuladores de la información (también tiene competencia ahí) tiene su gracia.  Especialmente, porque no se le vio tan preocupado ni interesado por preservar la justicia de los resultados el año pasado, cuando el Real Madrid se benefició de la decisión de un árbitro negándose a conceder un gol a pesar de que la pelota había entrado 57 centímetros. Será que 57 centímetros no son nada. Sólo más de medio metro.



Si Pedrerol se hubiera quejado entonces con la misma contundencia, su credibilidad ahora estaría intacta. Pero son ya demasiados muertos en el armario, demasiadas informaciones sesgadas y tendenciosas, siempre a favor del mismo y siempre en contra del mismo, como para que nos ablande ahora el corazón con sus lloriqueos de madridista frustrado que no puede alcanzar al Barça. Para Pedrerol es grave cualquier cosa que pueda favorecer al Barça. Ya lo hemos pillado. Y esto no es más que un ejemplo. 57 centímetros no es nada, aunque sirvan para que Carvajal pueda soltar en La Cibeles lo de "Piqué, cabrón, saluda al campeón", de manera simpática y cariñosa, por supuesto. Aquí lo verdaderamente grave son los 4,5 centímetros. Se le entiende todo. Pero es lo que hay mientras sigan existiendo parroquianos dispuestos a ser adoctrinados y manipulados con informaciones sesgadas, tendenciosas y partidistas.

Grave lo del Camp Nou. Gravísimo lo del Benito Villamarín, aunque viendo a Pedrerol no lo parezca. 

 

 


Deja tu Comentario