2017-10-30 16:10 Fichajes Por: Redacción MB

La estrella del Bayern que el Barça quiere quitarle a Pep

Guardiola está detrás de unos de sus pupilos de su etapa alemana, pero el Barça podría adelantarle



Pep Guardiola y el Barça vuelven a encontrarse. Pero no de manera amigable, ya que ambos están peleando por llevarse a un crack del Bayern. Se trata de Kimmich, antiguo pupilo de Pep cuando era técnico del Bayern y que ahora quiere llevárselo a Manchester. Pero esa operación no se antoja fácil, ya que el Barça también está interesado en el futbolista y se prevé una batalla entre los tres clubes: City, Bayern y el propio Barça.

El club alemán no está dispuesto a venderle, y mucho menos para reforzar a un rival directo por la Champions League, pero en caso de que el propio futbolista quisiera marcharse, no se iría por menos de 50 millones. Esto ya lo saben tanto Guardiola como Bartomeu.



El jugador vería válidas las tres opciones. Quedarse en el club de su vida lo ve con buenos ojos, ir a jugar con el primer entrenador que apostó por él y que le dio la confianza, también, mientras que acabar en el Barça, sería la guinda del pastel.

Así, se ha destapado una guerra entre Pep y el Barça por el futuro de este defensor. Habrá que estar muy atentos para ver dónde acaba finalmente y quién se lleva el gato al agua en esta batalla.

El Bayern no ha digerido la marcha de Guardiola

La etapa de Ancelotti en el Bayern no va a ser precisamente recordada. Y no porque no haya ganado títulos, que a nivel nacional lo ha hecho, sino porque llegó justo después de uno de los entrenadores que han marcado época. Guardiola dejó su puesto para que llegara el italiano, y la marcha del catalán supuso un caos en el club que nadie ha conseguido resolver. Y tampoco se le ha olvidado.



Carletto puso en su perfil de Twitter un mensaje desde Stamford Bridge acordándose de su etapa en el Chelsea. Lo que no sabía el italiano al publicar ese mensaje, era el revuelo que se iba a formar. Matthäus, mito del fútbol alemán y comentarista de una cadena del país germano, contestó al técnico con unas duras palabras. En concreto, le dijo que él tenía la culpa de que no se hubiese podido disfrutar de un bonito partido del Bayern en los últimos tiempos.

En el club bávaro se ha montado un buen caos que llegó con la salida de Guardiola, y parece complicado que se pueda resolver a corto plazo porque la huella que dejó Pep en el equipo ha sido casi de tal magnitud como la que dejó en Barcelona y ni Ancelotti, ni casi ningún otro entrenador que pueda dirigir al conjunto alemán, serán capaces de hacerlo olvidar.


Deja tu Comentario