2017-11-02 19:11 Prensa Merengue Por: Fede Peris

El Real Madrid ridiculiza a sus propios propagandistas

La debacle de Wembley deja retratados a dos de los principales voceros del madridismo: Tomás Roncero y Juanma Rodriguez.



Primero sacaba pecho por el empate del Barça en Atenas. Y le zurraba a Luis Suárez por no marcar goles. Como si no tuviera bastante con Benzema. Luego reconocía que el Real Madrid está en crisis. Y le echaba en cara a Benzema su sequía goleadora. Tomás Roncero es un buen exponente del adoctrinamiento madridista que ahora se lleva en la prensa de Madrid. Siempre bajo el complejo que obliga a vivir pendiente de lo que hace el Barça. Siempre hablando de más. Siempre buscando la manera de molestar, de herir al contrario. Palabras vacías, ruido sin contenido. Pero son así. Sacan pecho a ocho puntos y haciendo el ridículo en Wembley. El Real Madrid de sus amores ha dejado retratado a Tomás Roncero.

"El Barça no pasa del empate en Atenas. ¿Y el presunto Dios del futbol cuántos goles ha metido?". Así de feliz estaba Tomás Roncero 24 horas de que el Real Madrid se pegase el batacazo de Wembley, aunque eso sí, el "The Best" oficial marcó su golito, como casi siempre, empujando el balón y rebotando en un contrario. Y sólo eso ya debe colmar de felicidad a una prensa más portuguesista que españolista porque la vedette es de ahí a la izquierda, vecino, vamos. Independiente, pero vecino. Tomás Roncero todavía no se ha enterado de que para ser Dios en el fútbol no basta con marcar goles de rebote o de penalti. Tampoco se obtiene ese rango echando en cara a sus compañeros que son malos (él ya ha marcado su golito de rebote y ha cumplido, que es lo único que le interesa), ni señalándose a sí mismo después de marcar un gol para que quede bien clara su autoría, aunque sea ante un Segunda B, signifique el 7-0 y sea de penalti. 



¡Qué mal lo tiene que estar pasando Tomás Roncero a ocho puntos!

Messi es el Dios del fútbol porque su juego es otra cosa y no depende de un gol de más o de menos (aunque sea el que más marca). A ese estrato, ya por la edad que tiene, no llegará nunca Cristiano Ronaldo. Messi juega, hace jugar a los demás, lidera, marca y permite marcar a los demás. Nada que ver con el "yo, yo, yo y yo" del otro. A Messi nunca se le ocurrirá decir que con Neymar el Barça era mejor y que los fichajes que se han hecho son malos. Porque es persona y compañero. Messi no está para tonterías, ni para cuidar el marketing. Sólo juega como el mejor y espera que los demás lo acepten. Los demás, no necesita ser él mismo quien recuerde al mundo que es mejor que Cristiano Ronaldo. Lo saben todos, aunque The Best oficial sea otro.

"El Barça no pasa del empate en Atenas..." y a ocho puntos del Real Madrid en diez jornadas. ¡Qué mal lo tiene que estar pasando Tomás Roncero cuando necesita de un empate del Barça para ser feliz! Pero Tomás Roncero, el del sextete imaginario de cada año, no es el único al que el Real Madrid ha dejado retratado y con el culo al aire.

Juanma Rodríguez, otro que tal

Otro de la misma cuerda, Juanma Rodríguez, también vocero estelar de la doctrina blanca en El Chiringuito del "imparcial" Josep Pedrerol, titulaba su artículo en Marca 24 horas antes del naufragio de Wembley: "Wembley, la primera piedra de La Decimotercera". Y escribía en el prepartido, el momento de las ilusiones y los sueños: "el Madrid dará la cara y saldrá victorioso como por aquellos que sueñan con una debacle blanca y que viven de las escasísimas migajas transformadas en derrotas que concede el rey de reyes del fútbol mundial". Y más: Como Pochettino es un tipo listo y tiene la experiencia de sus años en la Liga española, el técnico del Tottenham, que no es precisamente el Olympiakos, es perfectamente consciente de que el Real Madrid da la talla cuando hay que darla, en la Copa de Europa, y que cuanto más difícil es el escenario y más complicado es el rival... más letal es el Real Madrid". Pues eso. Muy letal, sí. Y corriendo 12 kilómetros menos que el rival.



Y la guinda final, la guinda del pronóstico de este informador metido a Rappel: "Hago un pronóstico: el Real Madrid ganará hoy en Wembley, pegará un sonoro golpe encima de la mesa que volverá a retumbar en toda Europa y este 1 de noviembre de 2017, día de Todos los Santos, marcará un antes y un después y el inicio de la remontada madridista en la Liga. Y aún hay más: el Real Madrid, que ya ha marcado una etapa dorada conquistando sus tres últimas Copas de Europa en cuatro años, pondrá hoy ante el Tottenham la primera piedra de La Decimotercera. En mayo hablamos". Dicho queda. Si lo de mayo tiene la misma credibilidad que lo visto ayer en Wembley, apañado va el Real Madrid después de retumbar en Europa su sonoro y estrepitoso fracaso.

Es lo que tiene ejercer el propagandismo sin más base que el deseo y la ilusión. Cuanto más alto escupen, más daño hace luego el salivazo en la cara.

 

 


Deja tu Comentario